miércoles, 9 de agosto de 2017

MIÉRCOLES 9 DE AGOSTO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano

Lo que dice
Mt 15, 21-28 - ¡Qué grande es tu fe!

Jesús partió de allí y se retiró al país de Tiro y de Sidón. Entonces una mujer cananea, que procedía de esa región, comenzó a gritar: "¡Señor, Hijo de David, ten piedad de mí! Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio". Pero él no le respondió nada. Sus discípulos se acercaron y le pidieron: "Señor, atiéndela, porque nos persigue con sus gritos". Jesús respondió: "Yo he sido enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel". Pero la mujer fue a postrarse ante él y le dijo: "¡Señor, socórreme!". Jesús le dijo: "No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros". Ella respondió: "¡Y sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!". Entonces Jesús le dijo: "Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!". Y en ese momento su hija quedó curada.



Lo que me dice
En esta mujer atormentada por la enfermedad de su hija, no puedo no vernos a nosotros mismos como sociedad, dolidos por lo que le sucede a tantas hijas nuestras. La terrible combinación de machismo y violencia, y la pérdida de muchos valores que hacen al respeto hacia los demás, ha hecho que por las calles de muchas de nuestras ciudades debamos salir a reclamar a los gritos “Ni una menos”.
A la vez, la violencia, la intolerancia y muchos factores más se están llevando puesta la vida de muchos de nuestros hijos.
Muchos dentro de nuestra sociedad somos cristianos. Ojalá que a nosotros también nos asista la fe de aquella cananea, una fe tan grande que el mismo Jesús llegó a elogiar. Y que esa fe en el Señor nos haga vivir la caridad, promover el respeto, denunciar la violencia. Ojalá nos lleve a estar cerca del más vulnerable.

Lo que le digo
Señor Jesús, que sigues hoy caminando en medio nuestro.
Danos tus ojos para contemplar con caridad al que sufre.
Danos tu manos para separar a los que luchan y unir a los que se distancian.
Danos tu corazón que nos haga respetar a todos y en todo lugar.
Ven a sanarnos Señor, sigue caminando en medio nuestro.
Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario