viernes, 7 de julio de 2017

Nueva Venecia, el pacífico pueblo colombiano que “flota” sobre el agua

Un ejemplo de convivencia donde prima la solidaridad y escasea la violencia

No hace falta ser un experto en geografía para percibir que si un pueblo se llama Nueva Venecia algún vínculo con el agua y las canoas debe tener. Al igual que la famosa ciudad italiana, en Colombia existe un pequeño pueblo que emula muchas de sus costumbres en cuanto al estilo de vida.
De forma similar a Venecia, salvando las distancias en cuanto a historia e infraestructura, en este particular pueblo colombiano las personas han tenido que desarrollar la habilidad de pasar el resto de sus vidas sobre el agua.
Es tan solo posar la mirada sobre un mapa para empezar a descubrir un lugar para muchos lejanos y hasta escondido, reconocida como una ciénega (pantano) del Caribe colombiano y dependiente del departamento de Magdalena.


Pero la vida en esta zona del mundo dista mucho del habitual trajinar de otras ciudades e incluso los niños están acostumbrados a navegar más que correr.
En Nueva Venecia hay comercios, además de escuela, iglesia, comisaría, centro médico y casas puestas sobre palotes. Incluso hay una cancha de fútbol hecha con cemento y que es utilizada por los niños para entrenar y desarrollar un deporte que es muy popular también ahí.
La mayoría de sus pobladores tienen como actividad principal la pesca, que representa el sustento diario.
Otra de las características de esta localidad es la solidaridad a la hora de la convivencia. A falta de un medio de transporte como un taxi o autobús, aquella persona que tiene inconveniente con su embarcación sabe que siempre habrá alguien dispuesta a socorrerla o trasladarla a donde sea.

Flickr :)gab(:-CC

¿Con los pies en la tierra?

“Los pies de nosotros son las canoas”, expresó uno de sus habitantes, un profesor llamado Sergio Cervantes en diálogo con El Tiempo, medio que realizó un extenso reportaje a cargo del periodista Alberto Mario Suárezy quien pudo conocer de cerca la realidad de estas personas.
“Yo pienso que lo más difícil de enseñar sobre el agua, para cualquier actividad aquí, es la parte del transporte. Si no tenemos una canoa nos quedamos ahí, varados, cada uno en su casa sin poder hacer nada”, expresa este profesor, quien también aclara que en caso de necesidad lo que prima es el compromiso de ayuda para con el otro.
El contacto con tierra firme se da de manera esporádica y más que nada de parte de quienes necesitan viajar hasta ciudades cercanas (Santa Marta o Barranquilla) para comprar o realizar diversas actividades. Muchos de los locales reconocen que la adaptación cuesta
Pero este lugar también supo ser víctima de la violencia desatada en Colombia en el pasadoHace más de 15 años se produjo una matanza de pescadores a manos de paramilitares.  En la actualidad la historia es otra y lo que prima es la paz y la tranquilidad. De ello dan fe diversos habitantes del lugar como los policías, quienes están acostumbrados a tratar asuntos menores.
Por otro lado, el propio vínculo de su gente con el Caribe colombiano hace que su gente de por sí saque a relucir su espíritu festivo, donde diversos eventos para celebrar la vida son más que recurrentes.
Igualmente, esta localidad no está exenta de problemas, entre ellas, por ejemplo, inconvenientes con el agua potable. Suele ser uno de los principales asuntos a atender hoy en día y la gente debe abastecerse de este producto desde otros lugares. Pero estas son tan solo algunas de las vicisitudes cotidianas. Si a alguno de sus habitantes en este momento le proponen cambiar su casa sobre palos para trasladarse a la ciudad seguramente la respuesta afirmativa será minoritaria.
Mientras tanto ahí está Nueva Venecia, un pueblo colombiano que “flota” sobre el agua y que es ejemplo de que vivir en procura de la paz y la buena convivencia es posible.
En base a El Tiempo y El Heraldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario