miércoles, 26 de julio de 2017

MIÉRCOLES 26 DE JULIO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Santos Joaquín y Ana, padres de Santa María Virgen
Lo que dice
Mt 13, 1-9 - Salió el sembrador a sembrar

Aquel día salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Acudió tanta gente, que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla.
Les habló mucho rato en parábolas: “Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra; como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol se abrasó, y por falta de raíz se secó. Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos ciento, otros sesenta, otros treinta. El que tenga oídos, que oiga”.

Lo que me dice

No hay días feriados o no laborables para este trabajador campesino que es Dios.
No hay día en que Dios no esté sembrando. El no necesita de ciertas condiciones climáticas o de suelo. El sencillamente siembra, esparce su semilla, día tras día.
Que lo recuerde no viene mal. Porque soy de los que piensan que algunos días “Dios se ha borrado” o le reclamó que no actúe en tal o cual situación.
Don Bosco vivió convencido de que Dios no perdía tiempo. Hasta su mismo temperamento piamontés lo llevaba a tratar de sacar lo bueno de lo malo, de descubrir la oportunidad en la dificultad. Porque, sencillamente, Dios actúa, Dios está.

Lo que le digo
Te alabo y te bendigo Señor porque cada día, sin falta, sales a sembrar.
Tu gracia de alguna manera actúa.
Ayúdame a ser la tierra fértil que reciba tu semilla y llegue entonces a dar frutos de alegría, de amor y de servicio.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario