miércoles, 12 de julio de 2017

MIÉRCOLES 12 DE JULIO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Mt 10, 1-7 - Vayan y proclamen que el Reino de Dios está cerca

En aquel tiempo, Jesús llamó a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia. Estos son los nombres de los doce apóstoles: el primero, Simón, el llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el Zebedeo, y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé, Tomás y Mateo el publicano; Santiago el Alfeo y Tadeo; Simón el fanático y Judas Iscariote, el que lo entregó. A estos doce les envió Jesús con estas instrucciones: "No vayan a tierra de paganos ni entren en las ciudades de Samaria, sino vayan a las ovejas descarriadas de Israel. Vayan y proclamen que el Reino de los cielos está cerca".

Lo que me dice

El evangelio de hoy es el discurso apostólico de Jesús. San Mateo, nos da la lista de los doce apóstoles en introducción a este discurso mesiánico de Jesús, se confía la misión, esa misión que le confía la autoridad para expulsar espíritus y curar enfermedades. Ciertamente estos signos van a avalar la palabra que ellos mismo transmiten.
Nosotros sabemos que Jesús no vino a ejercer como médico, porque estas sanaciones serán signos de su presencia. Pero es muy importante recordar la aceptación del Evangelio, en la vida nuestra, en la vida de todo creyente, verdaderamente sanante. Aceptar, escuchar, vivir el Evangelio nos cura, nos sana nuestra miserias y enfermedades. Asumir el Evangelio en nuestra vida nos sana en nuestras familia, nos sana en nuestro ambiente, en nuestra patria, porque el Evangelio realmente purifica y sana. Esta verdad, si uno asume la Palabra de Jesús ciertamente nos va curando de nuestros egoísmos, de nuestras miserias, de nuestra mentiras, de nuestra fragilidades. Con el Señor y su Palabra quiere ofrecernos vida abundante, vida sana, por eso para dejarnos tocar y sanar, debemos ponernos en su presencia.

Don Bosco inició su Obra con un Ave María. Qué lindo si nosotros también iniciamos nuestro día, nuestras tareas cotidianas invocando a María Auxiliadora, pidiéndole a Ella que nos acerque cada vez más a Dios, para que vivamos continuamente cumpliendo Su Voluntad y en Su Presencia.

Lo que le digo
Dios te salve María…

No hay comentarios:

Publicar un comentario