martes, 11 de julio de 2017

MARTES 11 DE JULIO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Mt 9, 32-38 - La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos

En cuanto se fueron los ciegos, le presentaron a un mudo que estaba endemoniado. El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a hablar. La multitud, admirada, comentaba: "Jamás se vio nada igual en Israel". Pero los fariseos decían: "El expulsa a los demonios por obra del Príncipe de los demonios". Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias. Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha".

Lo que me dice

Hoy contemplamos a Jesús que sigue caminando, anunciando la Buena Noticia, la Ternura y Misericordia del Padre, llevando Sanidad, Salvación; liberando al hombre, de todo aquello que lo no lo deja expresarse, del pecado, del mal.
Su presencia, su Palabra y obrar no es lejana, es bien cercana, se compadece de la multitud, le duele la enfermedad, así como también el hecho de que están como ovejas sin pastor y por eso su pedido de oración al Padre para que envíe trabajadores para la cosecha.
Nosotros muchas veces también estamos así, necesitados de que Dios nos libere de nuestra mudez, de nuestra cegueras, que nos impiden salir de nosotros mismos para anunciarlo, que no nos dejan ver que nosotros y muchos hermanos, andamos errantes como ovejas sin pastor, necesitamos que nos libere, para poder anunciar lo que su Gracia y su Presencia obra en nosotros.

Lo que le digo
Señor Jesús, aquí está mi vida, mi corazón, que necesita ser liberado, porque la vergüenza a veces, el celular otra tantas, el estar sólo atento a mis necesidades y la comodidad, me enmudece, no me deja expresarme, menos aún anunciarte, llevarte a los hermanos. Libérame Señor para que pueda compartir con otros la alegría de tu presencia siempre viva y operante.
También te pido, Padre, envía muchos obreros a tu mies y santifica a los que están.

No hay comentarios:

Publicar un comentario