jueves, 27 de julio de 2017

JUEVES 27 DE JULIO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Mt 13, 10-17 - ¿Por qué les hablas por medio de parábolas?

Los discípulos se acercaron y le dijeron: "¿Por qué les hablas por medio de parábolas?". Él les respondió: "A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no. Porque a quien tiene, se le dará más todavía y tendrá en abundancia, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene. Por eso les hablo por medio de parábolas: porque miran y no ven, oyen y no escuchan ni entienden. Y así se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice: Por más que oigan, no comprenderán, por más que vean, no conocerán. Porque el corazón de este pueblo se ha endurecido, tienen tapados sus oídos y han cerrado sus ojos, para que sus ojos no vean, y sus oídos no oigan, y su corazón no comprenda, y no se conviertan, y yo no los cure. Felices, en cambio, los ojos de ustedes, porque ven; felices sus oídos, porque oyen. Les aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que ustedes ven y no lo vieron; oír lo que ustedes oyen, y no lo oyeron”.

Lo que me dice

Una vez más el Evangelio, en las mismas palabras de Jesús, me recuerda una de las bienaventuranzas con las que he sido beneficiado: felices mis ojos porque ven lo que han visto, felices mis oídos porque oyeron.
Hemos visto a Dios presente, actuante, liberador. Hemos oído su palabra llena de paz, de amor y de esperanza. De ninguna manera eso es poco. ¡Al contrario! ¡Qué inmenso regalo de la Providencia!. ¡y qué responsabilidad …!

Lo que le digo
Señor, no es pura mi mirada pero me hiciste ver muchas veces tu obra.
Señor, tengo tapado los oídos, pero lo mismo me donaste tu Palabra.
¡Qué inmensa la misericordia con que me trataste y me sigues cuidando, Señor!
No soy digno de que entres en mi casa, pero como siempre una Palabra tuya bastará para sanarme.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario