domingo, 9 de julio de 2017

DOMINGO 9 DE JULIO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Mt 11, 25-30 - Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados

Jesús dijo: "Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. 
Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.
Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana".

Lo que me dice

Para los judíos, el corazón siempre es la sede de los sentimientos, allí es donde habla Dios, podemos decir, nuestra conciencia, donde escuchamos profundamente la voz del Señor.
Celebrarlo a Jesucristo, celebrar su Sagrado Corazón de donde nacen, de donde surgen justamente, no solo los sacramentos de la Iglesia sino su amor también por cada uno de nosotros nos da la fuerza y la confianza para acercarnos cada vez más a Él.
Y si, si estamos cansando, estamos tristes, quizás de tanto trabajar, o por las preocupaciones, por las dificultades de esta vida, poder refugiarnos en el Sagrado Corazón de Jesús. Él que tiene justamente un corazón humilde, paciente que sabe recibir a todos, nos va a dar sin duda alivio, nos va a dar Paz, nos va a dar calma y sobretodo FORTALEZA para seguir creciendo en esta vida, para seguir peregrinando hasta la casa del Padre.
Esta certeza nos llena entonces de alegría, de gozo porque sabemos que Cristo nos ama entrañablemente y que su Sagrado Corazón es fuente de las gracias más grandes que podamos recibir en esta vida.

Lo que le digo
A Él le pedimos entonces que no nos abandone, que nos acompañe especialmente en los momentos de cruz, de dificultad y pedimos también por aquellos que están pasando un momento difícil. Pedimos por cada uno de ellos, sus vidas y los encomendamos al Sagrado Corazón de Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario