lunes, 17 de julio de 2017

Apoyarse en Dios


Apoyarse en Dios



   Un sabio dijo: “Dadme un punto de apoyo y levantaré el mundo”

   Pues eso que no logró Arquímedes, lo han conseguido los santos plenamente. El Omnipotente les ha dado un punto de apoyo: Él mismo. Y por palanca, la oración, que abrasa en fuego de amor. De esta manera han movido el mundo, y lo siguen moviendo y levantando todos los santos que viven en la tierra (Santa Teresita del Niño Jesús).

   Hay que hacer de Dios el punto de apoyo para cambiar y mover el mundo. Quien cree en El, quien vive en su presencia, quien ora, tiene esa fuerza que brota de Dios. Quien ama a Dios desea estar con Él.

   Dios está siempre presente. El Dios de la Biblia es un Dios cercano, próximo (Sal 118.150). Dios, que ha creado al ser humano, no lo abandona (GN 17; Ex 3.12). Su presencia va acompañada de signos: en un viento suave (GN 3.8), en la tormenta, en el fuego, en el viento (Ex. 20.18).

  Al llegar la plenitud de los tiempos, Dios se hace presente en su Hijo Jesús, Dios-Hombre. “Muchas veces y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros padres por medio de los profetas. En estos últimos tiempos, nos ha hablado por medio de su Hijo” (HB 2, 1-2). Nunca Dios había estado tan presente (LC 1.28-35).El mismo Jesús promete estar siempre con nosotros (MT 28.20).

   Dios se hace presente de distintas maneras:

   Presencia cósmica. La presencia de Dios en el mundo es una presencia inmensa, infinita Así se expresa Santa Teresita al descubrir la presencia de Dios: “Nunca olvidaré la impresión que me causó el mar. Lo estaba contemplando fijamente. Su majestad, el bramido de sus olas, todo hablaba a mi alma de la grandeza y la omnipotencia de Dios”. Y San Juan de la Cruz nos habla de la hermosura de todo lo creado, porque es huella del Creador.

   Presencia significante. Dios nos habla a través de su palabra y de los acontecimientos de cada día. Así se expresa el Concilio Vaticano II: “En esta revelación Dios invisible, movido de amor, habla al ser humano como amigo, trata con él para invitarle y recibirle en su compañía” (DV 2).

   Dios está presente en su Palabra, en los sacramentos, en cada ser humano, en la comunión. El creyente por la fe descubre su presencia.

   San Juan de la Cruz invita a descubrir a Dios: “Aprenda el espiritual a estarse en advertencia amorosa de Dios, con sosiego de entendimiento auque le parezca que no se hace nada…”

No hay comentarios:

Publicar un comentario