viernes, 2 de junio de 2017

VIERNES 2 DE JUNIO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Jn 21, 15-19 - Sí, Señor, tú sabes que te quiero

Habiéndose aparecido Jesús a sus discípulos, después de comer, dijo a Simón Pedro: "Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?". Él le respondió: "Sí, Señor, tú sabes que te quiero". Jesús le dijo: "Apacienta mis corderos". Le volvió a decir por segunda vez: "Simón, hijo de Juan, ¿me amas?". Él le respondió: "Sí, Señor, sabes que te quiero". Jesús le dijo: "Apacienta mis ovejas". Le preguntó por tercera vez: "Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?". Pedro se entristeció de que por tercera vez le preguntara si lo quería, y le dijo: "Señor, tú lo sabes todo; sabes que te quiero". Jesús le dijo: "Apacienta mis ovejas. Te aseguro que cuando eras joven, tú mismo te vestías e ibas a donde querías. Pero cuando seas viejo, extenderás tus brazos, y otro te atará y te llevará a donde no quieras". De esta manera, indicaba con qué muerte Pedro debía glorificar a Dios. Y después de hablar así, le dijo: "Sígueme".

Lo que me dice

Una vez más tengo ante mis ojos uno de los diálogos más duros y sublimes que mantuvo Jesús. Un diálogo del que extraigo muchos mensajes, numerosas invitaciones.
Hay una relación muy profunda entre “amar al Señor” y el “apacentar sus ovejas”. Todo seguidor de Jesús que tiene alguien a su cuidado (el docente con 40 alumnos, la enfermera encargada de una sala, la misma abuela a cargo de un nieto mientras la madre trabaja …) está invitado a considerar y vivir ese servicio no como mero trabajo, como una tarea más. Toda vez que cuido de alguien (de su vida, de su dignidad, de su futuro) estoy como apacentándolo. Y en ese acto estoy manifestando mi amor al Señor.
El Cura Brochero, Madre Catalina Rodríguez, Don Artémides Zatti … extenso el elenco de aquellos que amando a Jesús, el buen Pastor, se dedicaron a apacentar su rebaño.

Lo que le digo
Señor, Tú lo sabes todo. Tú sabes que te quiero.
En los momentos de paz y de luminosidad, tú lo sabes todo. Tú sabes que te quiero.
En los momentos de conflicto y de oscuridad, tú lo sabes todo. Tú sabes que te quiero.
En los momentos de cerrazón y de sólo pensar en mí, tú lo sabes todo. Tú sabes que te quiero.
En los momentos de apertura y de ocuparme de los otros, tú lo sabes todo. Tú sabes que te quiero.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario