viernes, 16 de junio de 2017

VIERNES 16 DE JUNIO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Mt 5, 27-32 - Si tu ojo derecho es para ti una ocasión de pecado, arráncalo


Ustedes han oído que se dijo: No cometerás adulterio. Pero yo les digo: El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón. Si tu ojo derecho es para ti una ocasión de pecado, arráncalo y arrójalo lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena. Y si tu mano derecha es para ti una ocasión de pecado, córtala y arrójala lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena. También se dijo: El que se divorcia de su mujer, debe darle una declaración de divorcio. Pero yo les digo: El que se divorcia de su mujer, excepto en caso de unión ilegal, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio.

Lo que me dice

Jesús no se anda con vueltas. Jesús no negocia. Y como seguidor de Jesús, tampoco yo he de pactar con la mediocridad. Es un llamado a ser íntegros por fuera y por dentro. El mensaje de Jesus es tan claro como radical. Va hasta la raíz. Sin llegar a las obras malas, mira ya al mismísimo deseo o pensamiento. Esto habla de que el modo evangélico de vivir es exigente y supone ir entregándole al Señor todo mi ser. No de un día para otro, pero no ha de pasar un día sin que intente entregarle un poquito más.

Lo que le digo
Toma Señor todo mi ser.
Apodérate Señor de mis acciones, pero antes aún de mis palabras.
Apodérate Señor de mis deseos, pero antes aún de mis pensamientos.
Toma Señor todo mi ser. Purifícame, sáname, libérame Señor.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario