martes, 20 de junio de 2017

MARTES 20 DE JUNIO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Mt 5, 43-48 - Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores


Jesús dijo a sus discípulos: Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores; así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos. Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos? Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos? Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo.

Lo que me dice

Jesús en sus palabras prosigue la invitación leída ayer. Lo que hace que la violencia y el odio pierdan fuerza no es más violencia. Hace falta algo que “la corte”. Es el amor. Y Jesús pone alta, muy alta, la vara: amar a todos, aún al enemigo. Imitar al Padre que no hace acepción de personas. Esto no se contradice con la necesaria justicia. Pero es la única manera de construir una convivencia más humana y solidaria. En medio de una sociedad competitiva esto nos deja sin dudas en el lugar de “bichos raros”, porque la no violencia es tomada por debilidad o cobardía.

Lo que le digo
Señor Jesús, quiero tomar en serio tus palabras. Muchas veces fui ya parte del problema. Quiero ser parte de la solución: no quiero agrandar las distancias, deseo multiplicar los acercamientos. 
Dame Señor para discernir, tu fuerza para atreverme a hacer el cambio, y la comunidad para que entre todos nos sostengamos.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario