martes, 13 de junio de 2017

MARTES 13 DE JUNIO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Mt 5, 13-16 - Ustedes son la sal y la luz del mundo


Jesús dijo a sus discípulos: Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se la volverá a salar? Ya no sirve para nada, sino para ser tirada y pisada por los hombres. Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad situada en la cima de una montaña. Y no se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en la casa. Así debe brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en el cielo.

Lo que me dice

A ser sal de la tierra. Y luz del mundo. Aquello a lo que está llamado todo cristiano. Recuerdo a Don Bosco y lo integral de su propuesta: buenos cristianos y honrados ciudadanos. Alguno lo ha expresado más claramente diciendo: porque buenos cristianos… honrados ciudadanos. Inseparable una cosa de la otra. Con los ojos puestos en el cielo pero los pies bien asentados sobre la tierra. 
La pasión por el Reino está directamente unida al compromiso por construir un mundo mejor. 

Lo que le digo
Señor, que nos llamas a ser sal de la tierra, renueva en nosotros la certeza de haber encontrado el sentido verdadero de la vida. 
Señor, que nos llamas a ser luz del mundo, infunde en nosotros la claridad de tu luz para que ayudemos a disipar toda oscuridad.
Regálanos sobre todo, Señor, la valentía para no esconder ni archivar los dones recibidos. 
Amén. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario