jueves, 22 de junio de 2017

JUEVES 22 DE JUNIO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Mt 6, 7-15 - Cuando oren, no hablen mucho


"Cuando oren, no hablen mucho, como hacen los paganos: ellos creen que por mucho hablar serán escuchados. No hagan como ellos, porque el Padre que está en el cielo sabe bien qué es lo que les hace falta, antes de que se lo pidan. Ustedes oren de esta manera: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino, que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido. No nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal. Si perdonan sus faltas a los demás, el Padre que está en el cielo también los perdonará a ustedes. Pero si no perdonan a los demás, tampoco el Padre los perdonará a ustedes".

Lo que me dice

La enseñanza del “Padre nuestro” de parte de Jesús me hace pensar enseguida en la cantidad enorme de personas que se sienten “huérfanas”, solas, como abandonadas. Y el rezo del “Padre Nuestro” los conecta con quien es su Padre y les hace saber que no están solas que hay hermanos.
En el transcurso de la oración primero, y una vez que ya la ha enseñado, dos veces subraya Jesús la necesidad del perdón al hermano. 
Quizá en este momento vuelve a mi memoria alguna persona concreta a la que no quiero perdonar determinada cosa. Algún rostro del que he tomado distancia, del que no hago más que pensar en medio de vaya a saber qué antiguos resentimientos. 

Lo que le digo
Perdóname, Padre, por mis faltas.
Perdóname, Padre, por las veces que yo no doy el perdón.
Sana mi alma, distiende sus fibras, desarma mis rigideces.
Tu gracia lo puede hacer, Señor.
Espero confiado en tu bondad.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario