domingo, 11 de junio de 2017

DOMINGO 11 DE JUNIO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Santísima Trinidad

Lo que dice
Jn 3, 16-18 - El que cree en él, no será condenado

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único, para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
El que cree en él, no será condenado; el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el Hijo único de Dios.

Lo que me dice

Formo parte de la generación de los que por distintos motivos fuimos incorporando la imagen de un Dios controlador, casi policial. Un Dios al que tenerle más miedo que respeto. La escritura diáfana y profunda del evangelista Juan me lo recuerda nuevamente: “no mandó a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él”.
Don Bosco encontró en su camino a muchísimos jóvenes “ya condenados, sentenciados” por el sistema. Jóvenes metidos en callejones sin salida. Para ellos entonces trabajó y a ellos les trasmitió un mensaje: “no es verdad que no tienes salida”, “no es verdad que no tienes a nadie”… Y allí les presentó a Jesús, enviado a salvar, no a controlar.

Lo que le digo
Te alabo Dios Padre, porque me llamaste a la vida y me invitas a una vida siempre más plena.
Te alabo Dios Hijo, que viniste no a condenarme sino a salvarme, por el amor.
Te alabo Dios Espíritu Santo, porque me invitas a trasmitir esa misma buena noticia.

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo… (3 veces).

No hay comentarios:

Publicar un comentario