viernes, 5 de mayo de 2017

VIERNES 5 DE MAYO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Jn 6, 51-59 - Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo

"Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi carne, y lo daré para la vida del mundo".
Los judíos discutían entre sí, diciendo: "¿Cómo este hombre puede darnos a comer su carne?". Jesús les respondió: "Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene Vida, vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres y murieron. El que coma de este pan vivirá eternamente". Jesús enseñaba todo esto en la sinagoga de Cafarnaún.

Lo que me dice

No debo preocuparme sólo por conseguir lo necesario para mí, sino también para los demás. Muchas personas, sobre todo jóvenes y niños, experimentan desde muy temprano la frustración de sus proyectos de vida. Recibir el cuerpo de Jesús es comulgar con el proyecto de comunión igualitaria que nos regala el Padre. Si abrimos los ojos a la realidad y asumimos el compromiso de trabajar por la justicia del Reino, encontraremos en Dios todos los bienes necesarios para que nadie se quede sin comida, sin dignidad.

Lo que le digo
Señor, quiero tomar conciencia y no perder de vista a los demás. Ayúdame a promover con el ejemplo y la palabra la actitud del “siempre listo” para servir, tal como los Exploradores de Don Bosco… Pero no para declamarlo o cantarlo, sino para vivirlo cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario