viernes, 26 de mayo de 2017

VIERNES 26 DE MAYO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Jn 16, 20-23ª - Todo lo que pidan al Padre, Él se lo concederá en mi Nombre


Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo. La mujer, cuando va a dar a luz, siente angustia porque le llegó la hora; pero cuando nace el niño, se olvida de su dolor, por la alegría que siente al ver que ha venido un hombre al mundo. También ustedes ahora están tristes, pero yo los volveré a ver, y tendrán una alegría que nadie les podrá quitar. Aquél día no me harán más preguntas. Les aseguro que todo lo que pidan al Padre, Él se lo concederá en mi Nombre.

Lo que me dice

Como una madre se pone alegre al ver a su criatura recién nacida y supera los dolores del parto, así nos sentiremos contentos cuando nos encontremos finalmente con el Señor. Nadie podrá borrar de nuestros rostros la sonrisa. La alegría será eterna.
Después de la tormenta siempre salió el sol y aún en la noche si lloramos su ausencia no podemos ver las estrellas… Es la fe la que abre la puerta a la esperanza y esta esperanza es la que da sentido a toda la vida. Este largo discurso de Jesús que Juan ubica en el escenario de la última cena, debe verse a la luz de la resurrección de Jesús, que es la culminación de su obra redentora.

Lo que le digo
Si quiero experimentar la verdadera alegría, perdurable, profunda, no puedo dejar la esperanza de lograrla cuando me encuentro envuelto en las tinieblas de mi fragilidad. Aún en mi infidelidad Dios me ama y me da la oportunidad de alcanzar la alegría que me promete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario