viernes, 19 de mayo de 2017

VIERNES 19 DE MAYO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Jn 15, 12-17 - Ámense los unos a los otros, como yo los he amado

Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre. No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero. Así todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, Él se lo concederá. Lo que yo les mando es que se amen los unos a los otros.

Lo que me dice

La afirmación de Jesús que nadie mayor que el que da la vida, está fuera de discusión. Lo que es preciso añadir es que Jesús al dirigirse a los apóstoles los llama “amigos”, con lo que diciendo que está dispuesto a dar la vida por ellos. Ya lo había anticipado cuando se definió como el Buen Pastor, en otra analogía. Más aún, añade Jesús que Él mismo los ha elegido a los doce y los ha destinado para dar mucho fruto con la condición de que se amen unos a otros, pues así termina el párrafo que comentamos ahora.
Amor con amor se paga y si Jesús me ofrece su amistad no puedo menos que corresponderle con mi amistad. Ello implica sin embargo un desafío que la vida misma con sus fragilidades nos muestra cada día. Es asombroso poder ser amigos de Jesús y que Él nos tenga como tales… pero tiene sus exigencias y por momentos se vuelve difícil perseverar en la amistad. Aún así no hay nada mejor que ser amigos del Señor.

Don Bosco, siguiendo precisamente el ejemplo de Jesús, tradujo su amistad con el Señor en amistad con todos los jóvenes a quienes aseguró que su vida sin ellos no tendría sentido. Ese accionar me impulsa a imitarlo. Recuerdo también que Domingo Savio, en su primera comunión se había propuesto tener a Jesús y María por amigos y no abandonarlos, frecuentando los sacramentos y evitando el pecado.

Lo que le digo
Jesús, me cuesta amar a todos. Ayúdame a cumplir tu mandamiento principal.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario