sábado, 6 de mayo de 2017

SÁBADO 6 DE MAYO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Santo Domingo Savio

Lo que dice
Jn 6, 60-69 - ¿También ustedes quieren irse?

Después de oírlo, muchos de sus discípulos decían: "¡Es duro este lenguaje! ¿Quién puede escucharlo?". Jesús, sabiendo lo que sus discípulos murmuraban, les dijo: "¿Esto los escandaliza? ¿Qué pasará, entonces, cuando vean al Hijo del hombre subir donde estaba antes? El Espíritu es el que da Vida, la carne de nada sirve. Las palabras que les dije son Espíritu y Vida. Pero hay entre ustedes algunos que no creen". En efecto, Jesús sabía desde el primer momento quiénes eran los que no creían y quién era el que lo iba a entregar. Y agregó: "Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede". Desde ese momento, muchos de sus discípulos se alejaron de él y dejaron de acompañarlo. Jesús preguntó entonces a los Doce: "¿También ustedes quieren irse?". Simón Pedro le respondió: "Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna. Nosotros hemos creído y sabemos que eres el Santo de Dios".

Lo que me dice

Muchos de sus discípulos consideraron que el lenguaje de Jesús era inaceptable, escandaloso y sin duda comenzaron a retirarse, porque no querían seguir escuchándolo. Jesús insiste que sólo con la gracia del Espíritu santo, que mueve la fe, su palabra puede ser aceptada y que nadie llega al Padre si el mismo Padre no se lo permite. El párrafo concluye desafiando a los Apóstoles: "¿También ustedes quieren irse?".
Jesús está desalentado, desilusionado, me lo imagino con los brazos caídos junto al cuerpo y las manos pesadas, mirando uno a uno a los doce antes de lanzar el desafío de que se vayan, si no creen en El. También debe haber sido un momento crítico para quienes lo habían seguido por mucho tiempo, algunos desde el inicio de su labor misionera. Pedro toma la palabra y hablando en nombre de todos le asegura la adhesión y la fe, ya que sólo El tiene palabras de Vida Eterna…

Lo que le digo
Luego de escuchar tan duras palabras, muchos dejaron de seguir a Jesús. Le tuvieron miedo al Evangelio.
Señor, no quiero estar entre los que se escandalizan… ayúdame a vivir Tu Evangelio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario