lunes, 1 de mayo de 2017

LUNES 1 DE MAYO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
San José Obrero

Lo que dice
Jn 6, 22-29 - Crean en el que Dios ha enviado

Después de que Jesús alimentó a unos cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el agua. Al día siguiente, la multitud que se había quedado en la otra orilla vio que Jesús no había subido con sus discípulos en la única barca que había allí, sino que ellos habían partido solos. Mientras tanto, unas barcas de Tiberíades atracaron cerca del lugar donde habían comido el pan, después que el Señor pronunció la acción de gracias. Cuando la multitud se dio cuenta de que Jesús y sus discípulos no estaban allí, subieron a las barcas y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús. Al encontrarlo en la otra orilla, le preguntaron: "Maestro, ¿cuándo llegaste?". Jesús les respondió: "Les aseguro que ustedes me buscan, no porque vieron signos, sino porque han comido pan hasta saciarse. Trabajen, no por el alimento perecedero, sino por el que permanece hasta la Vida eterna, el que les dará el Hijo del hombre; porque es él a quien Dios, el Padre, marcó con su sello". Ellos le preguntaron: "¿Qué debemos hacer para realizar las obras de Dios?". Jesús les respondió: "La obra de Dios es que ustedes crean en aquel que él ha enviado".

Lo que me dice

Jesús, un tanto desilusionado por el acoso interesado de la gente, cruza el lago y va a Cafarnaún, donde aún así lo encuentran y es entonces que se entabla un diálogo en el que el Maestro poniéndolos ante la evidencia de la realidad, insiste que no ha venido para satisfacer solo necesidades terrenas, sino que ofrece un alimento que es garantía de eternidad. La gente parece haber captado el mensaje y pregunta que deben hacer para satisfacer la voluntad de Dios, a lo que Jesús responde con que crean en Él que ha sido enviado por Dios.

Lo que le digo
Me preocupa más resolver las necesidades temporales, mis proyectos, lograr el propósito que me ilusiona, que buscar el pan que perdura hasta la vida eterna.
En el evangelio Jesús nos propone que busquemos cumplir con la voluntad de Dios, que consiste en poner a Jesús en el centro de nuestra vida.
En el día de San José Obrero, cuando nos preguntamos qué podemos hacer por quienes viven sin un trabajo digno, o apenas sobreviven con el que tienen, podemos recordar las palabras del Papa Francisco en primer lugar tomar conciencia de esta realidad, en segundo lugar organizarnos en pos de las tres “T” o sea: trabajo, techo, tierra, y reclamar por los medios adecuados influyendo en quienes tienen más poder, en tercer lugar acompañar con nuestro trabajo y oración ayudando a quienes se encuentran en estas circunstancias. Rezo por quienes no trabajan, pero más aún por quienes “no quieren trabajar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario