domingo, 21 de mayo de 2017

DOMINGO 21 DE MAYO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Jn 14, 15-21 - No los dejaré huérfanos


Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes: el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes, en cambio, lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes. No los dejaré huérfanos, volveré a ustedes. Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero ustedes sí me verán, porque yo vivo y también ustedes vivirán. Aquel día comprenderán que yo estoy en mi Padre, y que ustedes están en mí y yo en ustedes. El que recibe mis mandamientos y los cumple, ese es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él".

Lo que me dice

Jesús invocará al Padre para que envíe el Espíritu de la Verdad, en oposición al espíritu de la mentira al que aludió poco antes. El Espíritu los acompañará y protegerá en la tierra y prolongará sus vidas en la eternidad con tal que sean fieles a la Palabra del Señor. Esa es la forma de amarlo y sentirse amado por Jesús. Guardar los mandamientos del Padre, cumplir su voluntad significa ser fiel a la MISION REDENTORA que el Padre le ha confiado al Señor. Además de anunciar su partida también anuncia su regreso.
Por otro lado, su presencia hará que no nos sintamos huérfanos, porque el Espíritu es la fuerza, el calor, la vida divina. No debo angustiarme porque sé que Jesús volverá y todo se hará trasparente y luminoso. El mundo no entiende esta propuesta divina, esta es una invitación trascendente.

“Un pedacito de cielo todo lo arregla”, solía decir Don Bosco. Es precisamente esa esperanza y esa convicción la que nos anima a continuar remando contra la corriente y dar ejemplo a los que se desalientan en la vida buscando una felicidad efímera y pasajera. El que ame demasiado su vida algún día la perderá, el que la entregue habrá alcanzado la vida que no tiene fin.

Lo que le digo
Señor, envíame tu Espíritu Santo para que me ayude a mantenerme fiel a Tu Voluntad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario