sábado, 1 de abril de 2017

SÁBADO 1 DE ABRIL DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Jn 7, 40-53 - Nadie habló jamás como este hombre

Algunos de la multitud que lo habían oído, opinaban: "Este es verdaderamente el Profeta". Otros decían: "Este es el Mesías". Pero otros preguntaban: "¿Acaso el Mesías vendrá de Galilea? ¿No dice la Escritura que el Mesías vendrá del linaje de David y de Belén, el pueblo de donde era David?". Y por causa de él, se produjo una división entre la gente. Algunos querían detenerlo, pero nadie puso las manos sobre él. Los guardias fueron a ver a los sumos sacerdotes y a los fariseos, y estos les preguntaron: "¿Por qué no lo trajeron?".Ellos respondieron: "Nadie habló jamás como este hombre". Los fariseos respondieron: "¿También ustedes se dejaron engañar? ¿Acaso alguno de los jefes o de los fariseos ha creído en él? En cambio, esa gente que no conoce la Ley está maldita". Nicodemo, uno de ellos, que había ido antes a ver a Jesús, les dijo: "¿Acaso nuestra Ley permite juzgar a un hombre sin escucharlo antes para saber lo que hizo?". Le respondieron: "¿Tú también eres galileo? Examina las Escrituras y verás que de Galilea no surge ningún profeta". Y cada uno regresó a su casa.

Lo que me dice

Jesús, el manso y humilde de corazón, produce una división entre la gente. Es revelador este dato del evangelio de hoy porque nos carca cada vez al verdadero Jesús que planta su tienda entre nosotros con una increíble humanidad capaz de colocar la pregunta sobre el sentido de la vida que incluye el aspecto religioso. Pero no es el único aspecto a considerar. Antes de apelar a la ley (por eso los judíos creyentes regresó a su casa sin respuestas ciertas) se impone la belleza de la persona de Jesús que divide las opiniones, las conjeturas, el riesgo de elegir algo o alguien porque solamente Él puede hablar de esa manera. Es la evidencia de Dios. Tan divino y tan humano lo que tenemos que convivir a diario. Y es allí donde encontramos la respuesta.

Don Bosco fue una persona que conseguía no dejar tranquilo a nadie. Su presencia cuestionaba el actuar de sus contemporáneos. Nuestro Padre espiritual leyó muy bien esta página del Evangelio y no se quedó de brazos cruzados. Hoy nos toca a nosotros, ahí donde estemos.

Lo que le digo
Perdoname Jesús si te busco en una estampita.
Todavía no entendí que tu Palabra es tu Persona
y que tu Persona es tu Palabra.
Ojalá que hoy vuelva a casa
con tu Presencia.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario