viernes, 28 de abril de 2017

¿POR QUÉ LOS SACERDOTES LLEVAN ALBAS BLANCAS?

Publicado: 27 de Abr 2017 15:04 PDT
Antiguamente, esta prenda la usaban, además de los curas, los nuevos bautizados

La palabra alba, que se refiere a un vestido que el sacerdote se lleva debajo de la casulla, proviene del latín alba, que significa “blanco”. El alba es tradicionalmente una prenda de lino blanco y data de los comienzos del cristianismo en el Imperio Romano.

Al principio era similar a la túnica blanca ordinaria usada por los romanos y los griegos, pero rápidamente se asoció al rito del Bautismo.

En los primeros siglos de la Iglesia, hombres y mujeres (separados por género) eran bautizados completamente desnudos, dejando de lado simbólicamente su antiguo modo de vida antes de entrar en la fuente bautismal. Luego, después de salir de la fuente, los recién bautizados recibían una prenda blanca, simbolizando su nuevo nacimiento en Cristo.

Esta ceremonia de la ropa todavía se conserva en el rito bautismal moderno, donde el sacerdote recita una oración mientras que coloca una prenda blanca (o una estola blanca) en el niño.

N., te has convertido en una nueva creación,
y te has revestido de Cristo.
Mira en esta prenda blanca el signo exterior de tu dignidad cristiana.
Con tu familia y amigos para ayudarte con la palabra y el ejemplo,
lleva esa dignidad sin mancha
a la vida eterna del cielo.

Se enseña que todos los bautizados están vestidos con una “vestidura de bodas” espiritual y cuando morimos, (por la gracia de Dios) la presentamos sin mancha a Dios. Esta prenda blanca simboliza nuestra preparación para la fiesta de las bodas del Cordero (alias cielo).

Los recién bautizados usaban el alba durante la primera semana después de Pascua, ofreciendo un testimonio público de su recién descubierta fe en Cristo. El segundo domingo de Pascua, conocido como in albis (deponendis) era el domingo en que se dejaban ya las prendas blancas y volvían a usar ropa normal.

En la Inglaterra medieval, los recién bautizados llevaban sus ropas blancas a lo largo de la Pascua, y no las dejaban hasta Pentecostés, fiesta que todavía se conoce como Whitsunday (“Domingo Blanco”) en la costumbre inglesa.

Durante los siglos siguientes en la Iglesia, el alba se asoció cada vez más a las vestiduras sacerdotales. Se conserva el simbolismo, recordando al sacerdote su bautismo, pero también con una dimensión añadida.

Según la Oficina de Celebraciones Litúrgicas, el alba “recuerda la ropa nueva e inmaculada que cada cristiano ha recibido a través del Bautismo. El alba es, por lo tanto, un símbolo de la gracia santificante recibida en el primer sacramento y también se considera un símbolo de la pureza del corazón, necesaria para entrar en el gozo de la visión eterna de Dios en el cielo.

Antes de ponerse el alba, el sacerdote dice una oración que recuerda este simbolismo y contiene una referencia a Apocalipsis 7, 14 (Hazme blanco, oh Señor, y limpia mi corazón, que siendo blanco en la Sangre del Cordero puede merecer una recompensa eterna).

Bajo la legislación actual, el alba ha sido devuelta a un uso más común en la Iglesia y es una vestidura opcional para los ministros laicos que tienen un papel en la misa (como lector o servidor). Este desarrollo reciente ha intentado reconectar el alba con su uso original como una vestidura de los bautizados.

Philip Kosloski

No hay comentarios:

Publicar un comentario