lunes, 17 de abril de 2017

LUNES 17 DE ABRIL DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Mt 28, 8-15 - Avisen a mis hermanos que vayan a Galilea, y allí me verán

Las mujeres, atemorizadas pero llenas de alegría, se alejaron rápidamente del sepulcro y fueron a dar la noticia a los discípulos. De pronto, Jesús salió a su encuentro y las saludó, diciendo: "Alégrense". Ellas se acercaron y, abrazándole los pies, se postraron delante de él. Y Jesús les dijo: "No teman; avisen a mis hermanos que vayan a Galilea, y allí me verán". Mientras ellas se alejaban, algunos guardias fueron a la ciudad para contar a los sumos sacerdotes todo lo que había sucedido. Estos se reunieron con los ancianos y, de común acuerdo, dieron a los soldados una gran cantidad de dinero, con esta consigna: "Digan así: 'Sus discípulos vinieron durante la noche y robaron su cuerpo, mientras dormíamos'. Si el asunto llega a oídos del gobernador, nosotros nos encargaremos de apaciguarlo y de evitarles a ustedes cualquier contratiempo". Ellos recibieron el dinero y cumplieron la consigna. Esta versión se ha difundido entre los judíos hasta el día de hoy.

Lo que me dice

La alegría de la Buena Noticia es un motor que nos impulsa a avisar, a hablar, a testimoniar la resurrección de Jesús como una propuesta actual. Nosotros tenemos que hacer esta experiencia de fe en la intimidad de nuestro ser y en la actividad comunitaria con nuestras hermanas y hermanos. Allí llevamos la alegría de la resurrección, con gestos simples, cargados de vida, con la mirada puesta en la esencial, cuidando los pequeños detalles y convidando a participar a todos. Llevemos está alegría a nuestras periferias existenciales. Seamos testimonios de la Resurrección de Jesús.

Don Bosco fue un incansable testigo de la Resurrección a los jóvenes. En la capilla Pinardi en Valdocco, barrio de Turín, está el altar dedicado a Jesús Resucitado, pensado y ofrecido por Don Bosco para animar la fe de sus muchachos. Porque en la historia salesiana ese Domingo de Pascua tiene un sabor especial: allí encontró Don Bosco el lugar para realizar la obra a favor de la juventud.

Lo que le digo
Que no sea cobarde y me calle la boca.
Dame la fuerza y las palabras
para gritar al mundo
que Tú estás vivo Señor
y que la vida tiene sentido en Vos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario