jueves, 6 de abril de 2017

JUEVES 6 DE ABRIL DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice 
Jn 8, 51-59 - Les aseguro que el que es fiel a mi palabra, no morirá jamás.

Jesús dijo a los judíos: “Les aseguro que el que es fiel a mi palabra, no morirá jamás”. Los judíos le dijeron: “Ahora sí estamos seguros de que estás endemoniado. Abraham murió, los profetas también, y tú dices: ‘El que es fiel a mi palabra, no morirá jamás’. ¿Acaso eres más grande que nuestro padre Abraham, el cual murió? Los profetas también murieron. ¿Quién pretendes ser tú?” Jesús respondió: “Si yo me glorificaría a mí mismo, mi gloria no valdría nada. Es mi Padre el que me glorifica, el mismo al que ustedes llaman nuestro Dios, y al que, sin embargo, no conocen. Yo lo conozco y si dijera: No lo conozco, sería, como ustedes, un mentiroso. Pero yo lo conozco y soy fiel a su palabra. Abraham, el padre de ustedes, se estremeció de gozo, esperando ver mi Día: lo vio y se llenó de alegría”. Los judíos le dijeron: “Todavía no tienes cincuenta años ¿y has visto a Abraham?” Jesús respondió: “Les aseguro que desde antes que naciera Abraham, Yo Soy”. Entonces tomaron piedras para apedrearlo, pero Jesús se escondió y salió del Templo.

Lo que me dice

El título de este evangelio de hoy se repite tres veces en el texto. La primera vez sale de la boca de Jesús. Las otras dos restantes son pronunciadas por los judíos. Esto significa que posee una profundidad admirable. Por detrás de las palabras está la mano amorosa del Padre. Y es aquí, otra vez, donde la fidelidad se encuentra con el conocimiento de Dios. Nosotros llegamos a ser fiel a las palabras de Jesús cuando lo conocemos verdaderamente, no en los omentos que repetimos sin sentido alguna frase aislada de su discurso, como suelen hacer algunas personas. Nuestra fidelidad es integral, completa, a la persona de Jesús. Es la fidelidad de Jesús con el Padre, dese siempre y para siempre. Y nosotros entramos en este movimiento de amor y conocimiento en la fidelidad. Eso no lo quisieron aceptar los judíos, por eso querían apedrearlo.

A Don Bosco tampoco le creyeron totalmente y lo trataron de loco. Otros quisieron matarlo por todo el bien que hacía a los jóvenes o porque les arruinaba el negocio. Esta disponibilidad hasta el extremo es lo que tenemos que practicar. Cuando incomodemos a algún poderoso…

Lo que le digo
Jesús con tu ejemplo de fidelidad
espero ser fiel a las pequeñas cosas de cada día
para ser fiel a todo lo que me pidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario