sábado, 1 de abril de 2017

DOMINGO V DE CUARESMA (CICLO A)



“Yo soy la resurrección y la vida. ¿Crees esto?”
 Me hago esa misma pregunta cuando veo a un niño morir o a un joven  o alguien a quien quiero mucho o a un padre o a una madre con niños pequeños.
También me hago la pregunta cuando me doy cuenta de que me resisto a morir a mí misma en mis egoismos, en mi autosuficiencia, cuando me es difícil renunciar a lo que me gusta, a lo que me hace la vida más fácil
Y después de luchar con mi dolor, de enjugar las lágrimas provocadas por la pérdida, por mis limitaciones, miro al Cristo crucificado que tengo ante mí y me digo: tu muerte no fue en vano, porque tú moriste yo tengo vida eterna, porque con tu resurrección tus discípulos me enseñaron a creer en ti, porque sigues hoy, en este mundo roto por la violencia, el odio, la indiferencia, dando vida a los que ya se veían perdidos, solos, angustiados; porque eres el que levanta toda obra buena que hace la Iglesia.
Yo creo en ti, Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario