domingo, 16 de abril de 2017

DOMINGO 16 DE ABRIL DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Domingo de Resurrección

Hechos 10, 34ª.37-43
Salmo 117, 1-2.16-17.22-23
Colosenses 3, 1-4

Lo que dice
Juan 20, 1-9 - Se han llevado del sepulcro al Señor 


El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada. Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”. Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes. Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró. Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo, y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte. Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó. Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.

Lo que me dice

El sepulcro vacío es un signo de la resurrección de Jesús. María Magdalena pensó en el robo del cuerpo de Jesús. Y allá fueron, al sepulcro, en carrera los apóstoles Pedro y Juan. Juan llegó primero por la agilidad juvenil. Pero no entró por respeto. Después llegó Pedro. Entró y comprobó.
El texto agrega que luego entró Juan vio y creyó. Ambos tuvieron la experiencia del sepulcro vacío que los llevó más tarde a releer la Escritura para comprender definitivamente estos sucesos. Jesús debía resucitar de entre los muertos y ellos debían profundizar esta verdad. En nuestra vida de fe también corremos, vemos, comprobamos y creemos. Estamos dentro de una familia, la Iglesia, que sabe leer la Escritura para vivir definitivamente el Evangelio. En este ambiente del Nuevo Testamento también crecemos con la fe los Apóstoles y no dejamos de leer la Palabra.

Lo que le digo
Sentirme miembro de la Iglesia
me lleva a estar atento
en la fe de nuestros antepasados
y en la lectura orante
de la Palabra de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario