viernes, 7 de abril de 2017

¿Cerebro de hombre y cerebro de mujer? La ciencia lo dice Cecilia Zinicola


Las chicas se inclinan naturalmente por ciertas cosas y los chicos por otras. ¿Esto significa tener una mirada sexista? ¿Hay que evitar los estereotipos sexuales? ¿Qué dice la ciencia al respecto?

La igualdad absoluta entre los sexos se presenta para algunos como un ideal, pero no es lo que la madre naturaleza tiene en mente. Chicos y chicas no son solo moldeados en el patio de juegos, sino también y ante todo, en el útero materno donde las diferencias entre los sexos aparecen cuando las hormonas comienzan a producirse determinando un desarrollo cerebral distinto, diferentes puntos fuertes y enfoques hacia la vida.
La neurociencia y la microbiología lo avalan: somos diferentes por naturaleza.

La ideología del género podría haber resultado incontestable en los años 50 o 60 cuando se desarrolló. La misma sostenía que la feminidad y la masculinidad no tienen que ver con la anatomía, sino con sentimientos interiores que se definen en los primeros años de vida basándose en el modo en que la persona fue criada. Hoy, sin embargo con la tecnología esto es insostenible ya que podemos ver los genes, los cromosomas.
En ese momento había poca información y se pensaba que la única diferencia entre mujer y hombre era que la mujer tenía dos cromosomas X y el hombre un cromosoma X y uno Y, así como también el hecho de que el cromosoma Y estaba vacío, por lo que separando algunas diferencias como la voz del hombre o el cabello en el pecho o los genitales, esta teoría sostenía que el hombre y la mujer tenían la misma base genética.
Hoy, en cambio con la tecnología ya no podemos decir que es la sociedad y el proceso de socialización el que crea la feminidad y la masculinidad, es decir los juguetes, la manera de vestir, etc. Ahora se sabe que esto no es cierto ya que se pueden ver bien los cromosomas humanos, incluido el cromosoma Y, el cual no sólo contiene información, sino que es único para los varones y tiene un impacto que se da a las ocho semanas después del momento de la concepción cuando el cerebro comienza a desarrollarse.
En este punto, algunas mujeres ni siquiera saben todavía que están embarazadas, y el cerebro del feto ya puede ser distinguido entre hombre o mujer.
Estas diferencias en el cerebro comienzan a las 8 semanas después de la concepción, no después del nacimiento. ¿Pero cómo sucede esto? El cerebro por defecto es femenino. Lo que ocurre en los hombres es que a las 8 semanas de vida en el útero, el cromosoma Y envía un mensaje para que los testículos del pequeño feto comienzan a producir la hormona masculina de la testosterona.
La idea de un género neutro ¿proviene de la ciencia, o más bien de mensajes creados por la sociedad que sostienen que las niñas prefieren las muñecas y los niños camiones, simplemente porque es lo que se da a los niños y eso es lo que se creó en la expectativa de la sociedad? Ciertas ideologías nos quieren hacer creer que decir que hombres y mujeres son diferentes significa “estereotiparlos”, pero lo cierto es que si uno va a la biblioteca de una escuela médica, encontrará una lista muy larga que muestra las diferencias significativas en el interés en el sexo, en el juego, etc.
Ningún científico responsable hoy en día se animaría a decir que no hay diferencias significativas entre hombres y mujeres porque realmente ¡son muchas! y el descubrimiento de estas es mayor a medida que se producen los avances tecnológicos.
Hay cosas que hacen las mujeres que los hombres no. Diferentes actividades, percepciones, maneras en que procesan la información, en que se comunican. Por eso, hacer estas generalizaciones son correctas. No podemos decir que las diferencias se dan sólo por un aspecto cultural y social porque decir esto, es negar la ciencia misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario