viernes, 17 de marzo de 2017

VIERNES 17 DE MARZO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano

Lo que dice
Mt 21, 33-46 - La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular

Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: “Escuchen otra parábola: Un hombre poseía una tierra y allí plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero. Cuando llegó el tiempo de la vendimia, envió a sus servidores para percibir los frutos. Pero los viñadores se apoderaron de ellos, y a uno lo golpearon, a otro lo mataron y al tercero lo apedrearon. El propietario volvió a enviar a otros servidores, en mayor número que los primeros, pero los trataron de la misma manera. Finalmente, les envió a su propio hijo, pensando: 'Respetarán a mi hijo'. Pero, al verlo, los viñadores se dijeron: ‘Este es el heredero: vamos a matarlo para quedarnos con su herencia’. Y apoderándose de él, lo arrojaron fuera de la viña y lo mataron. Cuando vuelva el dueño, ¿qué les parece que hará con aquellos viñadores?”. Le respondieron: "Acabará con esos miserables y arrendará la viña a otros, que le entregarán el fruto a su debido tiempo". Jesús agregó: "¿No han leído nunca en las Escrituras: La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular: esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos? Por eso les digo que el Reino de Dios les será quitado a ustedes, para ser entregado a un pueblo que le hará producir sus frutos". Los sumos sacerdotes y los fariseos, al oír estas parábolas, comprendieron que se refería a ellos. Entonces buscaron el modo de detenerlo, pero temían a la multitud, que lo consideraba un profeta.

Lo que me dice

Es viernes de cuaresma. El gesto de ayuno o abstinencia que hoy realizamos los católicos como el rezo del Vía Crucis, todo está íntimamente relacionado con esta página del evangelio, con esta enseñanza de Jesús.
Es el drama de la libertad humana. El respeto que Dios nos tiene y en eso la posibilidad de que le digamos NO, de que rechacemos a su enviado, de que despreciemos al que es en la construcción del mundo la piedra angular, el más importante.

Don Bosco, en su acción catequística y pastoral, puso mucho énfasis en alentar a sus muchachos para que aprovechen toda ocasión de crecimiento, de conversión, de recuperar la gracia de Dios.
No sea que confundidos con tanto escombro que anda dando vueltas por allí se pierda de vista la piedra angular, al más importante.

Lo que le digo
Señor Jesús, que me invitas por la fe del bautismo a ser ciudadano de tu Reino,
Ayúdame a ver los signos de ese reino.
Ayúdame para que yo también contribuya a que Dios reine.
Tu Reino es vida, tu Reino es verdad.
Quiero trabajar en tu Reino Señor.
Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada