viernes, 10 de marzo de 2017

¿Tu media naranja no te demuestra su amor?

¿Tu media naranja no te demuestra su amor?


Aunque tu pareja te declare que me ama, no te sientes amado.
artecscannersoftware  MAŁGORZATA KWIECIŃSKA  9 MARZO, 2017   GUARDAR EN MI LISTA DE LECTURA
¿Tu media naranja no te demuestra su amor?
bikeriderlondon/Shutterstock

Cuando comenzó mi relación con el novio actual, nos separaba mucho más que la distancia de 600 Km. A pesar del innegable amor que apareció casi de inmediato, y que ambos sentíamos, no siempre fuimos capaces de mostrárnoslo el uno al otro.

Para mí, el amor significaba, sobre todo, el tiempo que pasábamos juntos: mirándonos a los ojos y concentrando toda nuestra atención en lo que había entre nosotros. Y aunque hubo este tipo de momentos, siempre fueron demasiado cortos para mí. No podía entender por qué, después de un tiempo, siempre tenia que unirse a nosotros algo externo – una película, una serie, un juego… Esto sembraba en mí algunas dudas, de si de verdad yo era tan importante para él, cómo lo era él para mí. Sin embargo, cuando trataba de comunicárselo con suavidad, no conseguía ningún efecto.


Sin embargo, a menudo recibía pequeños regalos: un dulce favorito que no había pedido, unas flores sin ningún motivo… A pesar de que siempre fueran para mí una sorpresa agradable, nunca se me había ocurrido devolverle el favor con algo por el estilo. Dar regalos no era algo mío, y desde luego no se me hubiera ocurrido que de esta manera se podría expresar el amor hacia un hombre.

En aquel tiempo era incomprensible para mí que, aunque mi pareja declaraba que me amaba, al mismo tiempo no quería o no podía satisfacer mis necesidades (que no se las expresaba directamente, porque me parecían obvias).

Poco después me topé con la teoría del Dr. Chapman y todo quedó claro.

Esta teoría dice que, contrariamente a lo que pudiera pensarse, no existe un único y universal “lenguaje del amor” que pudiese ser entendido de la misma manera por todos. Afortunadamente, su número no es infinito. Resulta que las formas de mostrar afecto se pueden dividir en cinco categorías generales de comportamiento que constituyen estos “5 idiomas de amor”.

El primer idioma se compone de las “palabras de elogio”. En esta categoría se mezclan los cumplidos, principalmente verbales que expresan reconocimiento y apoyo.
El segundo idioma consta en “servir”, o mostrar amor a través de acciones que de alguna manera ayudan a la otra persona.
El tercer idioma se compone del “tiempo de calidad” y, por tanto, del tiempo dedicado a la pareja con total atención (sin ningún tipo de “distracciones” cuando están juntos.
“Los regalos” son el siguiente idioma. Por supuesto, no nos referimos a regalos espectaculares, sino de pequeños y simbólicos gestos, que muestran el afecto y el compromiso.
Y, el último idioma es, “el contacto físico”, se refiere a las muestras de cercanía y presencia a través de diversas formas de contacto físico no sexual.
Las investigaciones y observaciones muestran que la mayoría de nosotros tenemos un idioma base del amor, el más comprensible para nosotros y natural. Esto significa que, igual que nosotros mismos solemos expresar los sentimientos a través de este idioma, también es más fácil para nosotros interpretar el comportamiento de alguien como una expresión de amor, cuando es transmitido por este canal.

Sin duda, la manera más fácil de comunicarse entre dos personas se da cuando hablan a la perfección el mismo idioma – pero incluso en este caso se debe incorporar otros idiomas en la relación, que harán que sea más multidimensional, y por lo tanto más completa y rica.

Tal situación sucede muy raramente. Por lo general, la pareja comienza la relación con diversos programas (a veces de dos extremos), que, por otra parte, les parecen universales y evidentes. Esto a menudo conduce a malentendidos y situaciones en las que ambos se esfuerzan todo lo que pueden, y sin embargo ninguno de ellos se siente amado del todo.

La buena noticia es que esto se puede cambiar fácilmente. Sólo es necesario descubrir nuestros idiomas básicos. Una vez que conozcamos esta teoría y estemos enfocados en responder a los cinco canales (idiomas), podemos observar simplemente cómo nuestra pareja expresa con más frecuencia y ganas la mayoría de sus sentimientos hacia nosotros y, a continuación aprender a comunicar nuestros sentimientos hacia él o ella en el mismo idioma. Para ello, podemos utilizar los siguientes consejos.

Si el idioma principal de tu pareja está construido por las palabras – recuerda alabarla, apreciarla, hacerle cumplidos sinceros. Es muy adecuado para las cartas de amor o pequeñas notas adhesivas con las confesiones de amor.

A nivel de las buenas acciones sería deseable ofrecer nuestra ayuda a la otra persona con sus obligaciones (por ejemplo: haciendo la cena, recogiendo a los niños de la escuela), o incluso ofrecer ayuda y apoyo en la realización conjunta de diversas tareas.

Cuando queramos ofrecerle a nuestra otra mitad el tiempo de calidad – cuidemos los paseos para dos o creemos otros contextos libres de aparatos electrónicos u otras distracciones. ¿Tal vez podamos iniciar una afición común?

El idioma de los regalos, no consiste sólo en ofrecer regalos materiales (incluso éstos no tienen que ser de un gran valor económico), sino también de los gestos, tales como la organización de una fiesta familiar o preparación de una exquisita cena sorpresa para el aniversario de la pareja.

El idioma del tacto, parece ser que todos saben de qué se trata – de acariciar, coger de la mano, dar masajes, besar y todo lo que proporciona un placer carnal no sexual.

Cuando aprendamos a mostrarle el amor a nuestra pareja en la manera que mejor entiende – nuestra relación, sin duda va a ganar. Si hoy preparo o compro algo pensando en mi novio y veo cuánto lo disfruta, sé que esto tiene más sentido que ofrecerle mi atención (que recibe suficiente). Por otro lado, trato de ver sus regalos como una expresión de amor – porque sé que es lo que él quiere que transmitan.

Por supuesto, no nos olvidemos en todo esto de nuestras propias necesidades y en identificar nuestro propio idioma. Incluso si conocemos diferentes idiomas, uno siempre será para nosotros el “nativo”. Por lo tanto, comuniquemos a nuestra pareja exactamente lo que esperamos de él o ella y por qué es tan importante para nosotros. Incluso si inicialmente esto no será natural para la pareja, es seguro que, cuando vea que sus acciones traen resultados, querrá invertir en esta esfera.

Si ambos dedicáis el tiempo para conocer vuestros idiomas, y al mismo tiempo desarrolláis la comunicación en los cinco niveles, os sentiréis más amados y cada vez más eficaces demostrando el amor. Y estos elementos harán sin duda de sólidos pilares de una relación feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario