miércoles, 8 de marzo de 2017

MIÉRCOLES 8 DE MARZO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano

Lo que dice
Lc 11, 29-32 Un signo

Al ver Jesús que la multitud se apretujaba, comenzó a decir: "Ésta es una generación malvada. Pide un signo y no le será dado otro que el de Jonás. Así como Jonás fue un signo para los ninivitas, también el Hijo del hombre lo será para esta generación. El día del Juicio, la Reina del Sur se levantará contra los hombres de esta generación y los condenará, porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón y aquí hay alguien que es más que Salomón. El día del Juicio, los hombres de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás y aquí hay alguien que es más que Jonás".

Lo que me dice


Siempre que se tiene una visión trascendente de la vida y de la realidad, se sabe intuir o percibir que las cosas que pasan son signo de algo. O, yendo al grano, de alguien. Dicho de otro modo: Dios siempre habla, se comunica, se autodona, y lo hace también a través de los hechos o tendencias que en la Iglesia llamamos “signos de los tiempos”. Signo es señal. Signo es algo que va más allá de sí mismo.
En la antigüedad Jonás y su historia fue un signo para los de su época. Pero el mismo Jesús se presenta como EL signo, ante el cual los de su época cometieron el error de no captarlo, de no descubrir que en El se nos estaba dando un mensaje y una posibilidad infinitamente más grandes que las que vinieron por Jonás.

Lo que le digo
Señor Jesús, te doy gracias porque por medio del bautismo me llamaste a seguirte.
Lo mismo quiero pedirte la gracia de “no darte nunca por supuesto” o como “lo obvio” en mi vida.
Eres el centro de mi vida, mi camino y mi verdad.
Pero aun así no escapo al riesgo de perderte de vista, de no tenerte al centro de todo.
Ven en mi ayuda, Señor, para que te siga descubriendo en mi diario vivir.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario