martes, 14 de marzo de 2017

MARTES 14 DE MARZO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano

Lo que dice
Mt 23, 1-12 - Todo lo hacen para que los vean

Jesús dijo a la multitud y a sus discípulos: "Los escribas y fariseos ocupan la cátedra de Moisés; ustedes hagan y cumplan todo lo que ellos les digan, pero no se guíen por sus obras, porque no hacen lo que dicen. Atan pesadas cargas y las ponen sobre los hombros de los demás, mientras que ellos no quieren moverlas ni siquiera con el dedo. Todo lo hacen para que los vean: agrandan las filacterias y alargan los flecos de sus mantos; les gusta ocupar los primeros puestos en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, ser saludados en las plazas y oírse llamar 'mi maestro' por la gente. En cuanto a ustedes, no se hagan llamar 'maestro', porque no tienen más que un Maestro y todos ustedes son hermanos. A nadie en el mundo llamen 'padre', porque no tienen sino uno, el Padre celestial. No se dejen llamar tampoco 'doctores', porque sólo tienen un Doctor, que es el Mesías. Que el más grande de entre ustedes se haga servidor de los otros, porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado".

Lo que me dice

“Todo lo hacen para que los vean… les gusta ocupar los primeros puestos … ser tratados de doctores”.
¡Con qué facilidad se me suben los humos! ¡Qué instintivamente tiendo a sentirme superior o mejor que el otro! ¡Qué habilidad tengo para racionalizar algunas cosas y ponerme enseguida al centro de las cosas!...

Pero como Don Bosco, no quiero que mi pecado me desanime. Y que no me entristezca. Reconozco y me duele mi pecado, pero enseguida me pongo de pie, rectifico mi intención, y sigo sirviendo con alegría.

Lo que le digo
Señor Jesucristo, que obediente al Padre, entregaste tu vida por nosotros,
que habiéndonos amado, nos amaste hasta el extremo de morir en la cruz,
aleja de mí el ansia de figurar, de aparecer, de ser reconocido.
Dame el último lugar, desde donde te ame, te sirva, y alcance esa alegría
que nada ni nadie me podrá quitar.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario