lunes, 20 de marzo de 2017

LUNES 20 DE MARZO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano

San José, Esposo de Santa María Virgen

Lo que dice
Mt 1, 16.18-21-24a - José, hijo de David, no temas recibir a María

"Jacob fue padre de José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, que es llamado Cristo. Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto. Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: "José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados". Al despertar, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa".

Lo que me dice

Mateo deja por escrito estos pocos hechos de la vida de José, el carpintero. Pero son suficientes para saber que, ante todo, él no la tuvo fácil. Cuando iba adelante en su vida, seguro de sus propios planes familiares, Dios lo arranca de su programa y lo zambulle en un plan mucho más grande y más extenso en fecundidad. Y para eso, Dios le quitó el miedo, y lo hizo obediente. Y de esa manera ese muchacho de Nazareth, el enamorado de María, entra a formar parte de un plan más vasto y desafiante.

A San José lo elige Don Bosco como uno de los patronos de la Congregación que va a fundar. Y así en la iglesia son innumerables los testimonios que hay del reconocimiento que merece este hombre de tan bajo perfil, pero que tuvo la dicha de vivir su fe en espíritu de obediencia y de amor al lado de Jesús y de María.

Lo que le digo
Dios Padre que revelaste a José de Nazareth tus designios, y encontraste en él a un varón justo y dócil.
Muéstrame también a mí lo que sabes que me hará más fecundo y feliz.
Y dame tu espíritu de fortaleza para hacerlo realidad.
Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario