jueves, 23 de marzo de 2017

¿ES LA MEZQUITA LA IGLESIA DE LOS MUSULMANES?

Posted: 22 Mar 2017 04:00 PM PDT
Conoce las grandes diferencias entre una y otra

No. Mezquita e iglesia son espacios distintos. No sólo obedecen a cuestiones teológicas distintas, sino que su función práctica y simbólica responde a tradiciones culturales particulares. El origen de la problemática sobre iglesias y mezquitas radica en haber querido equiparar ambos espacios definiéndolos exclusivamente como “lugares de culto”, cuando en realidad no es así. Al menos en el caso de las mezquitas.

La mezquita no puede asimilarse a una iglesia cristiana en una pretensión bienintencionada de acercarnos al “otro” para estrechar lazos y limar diferencias. Este esfuerzo no hace sino desdibujar el significado y función que tiene la mezquita dentro del contexto histórico y cultural del islam.

De este modo, la mezquita no sólo se define etimológicamente como “lugar de postración”, sino que además es el espacio que reúne a la comunidad de creyentes. A diferencia de la iglesia, los musulmanes tratarán en la mezquita todo aquello que tiene que ver con las cuestiones políticas, económicas o culturales que les afectan. Y allí será también donde se tomen las decisiones más importantes como colectivo.

De modo paralelo, en la mezquita tienen lugar la oración y el culto. El viernes es el día en que se lleva a cabo el rezo colectivo. Éste es dirigido por el imam. En ningún caso, podemos decir que estemos hablando de algo similar a la homilía de un sacerdote. En primer lugar, por la propia naturaleza del imam. Si bien, debe poseer ciertas condiciones (edad, conocimientos y relevancia social en el seno de la comunidad) en ningún caso pueden igualarse con las que debe reunir un sacerdote. En segundo lugar, porque el discurso del imam (jutba) va más allá de los aspectos espirituales de los que se ocupa una homilía. Se centrará en los aspectos que más preocupan a la comunidad y al Islam en ese momento.

Y serán muchas las decisiones políticas que partirán de estos discursos de los viernes. De ahí que en muchos países, las mezquitas estén vigiladas por las fuerzas de seguridad durante ese día.

Un tercer aspecto a tener en cuenta son los rasgos del culto. Para el católico, la iglesia es un lugar que es casa de Dios, presente y vivo en el Sagrario. Un lugar abierto a todo el que decida pasar. En este sentido también es lugar de reunión de la comunidad para celebrar, ante todo la eucaristía y la liturgia de la palabra. De modo anejo, en ella pueden existir dependencias parroquiales que atiendan las necesidades más acuciantes de la comunidad.

La mezquita es un lugar dedicado a la oración colectiva e individual, en el horario establecido para ello (5 veces al día). En ella el creyente se dirige a Dios. Es cierto que existe un espacio que sobresale dentro de ella que indica la dirección a La Meca (qibla). Hacia él debe orientarse el rezo. Pero no es un espacio donde reside el mismo Dios vivo.

Del mismo modo, como espacio sagrado del Islam, permanece siempre la voluntad de la comunidad, que decide quién puede ser admitido y quién no. Y esta decisión puede estar relacionada con cierta “etiqueta” de vestimenta, actitud de respeto, etc. o no.

Finalmente debemos subrayar que, en las mezquitas, a diferencia de las iglesias, existe un uso diferenciado del espacio según el sexo. En la mezquita hombres y mujeres no oran juntos. Así, encontraremos puertas distintas de acceso y dependencias para las abluciones y oración para mujeres. Otra gran diferencia con las iglesias, donde todos juntos se reúnen en torno al altar.

María Angeles Corpas


Fuente: Aleteia

No hay comentarios:

Publicar un comentario