martes, 28 de marzo de 2017

Desafío y oportunidad: 1 de cada 5 alumnos en escuelas católicas en EEUU no es católico

Washington (Sábado, 25-03-2017, Gaudium Press) Un porcentaje creciente de estudiantes no católicos se ha registrado como una tendencia de las escuelas católicas a nivel nacional en Estados Unidos. Mientras esto significa un desafío para el sostenimiento de la identidad religiosa y las normas de convivencia inspiradas en la fe, puede convertirse en una oportunidad clave para llevar el mensaje del Evangelio a nuevas familias. Esta interpretación fue defendida por el Dr. Dan Guernsey, Director de programas K-12 de la Cardinal Newman Society de Estados Unidos.
ESCUELAS CATOLICAS ESTADOS UNIDOS GAUDIUM PRESS.jpg
Las escuelas católicas reciben cada vez más estudiantes no católicos, creand una oportunidad notable para la evangelización.
En declaraciones para Heartland Institute, organización que publicó las estadísticas, el Dr. Guernsey comentó que la presencia de no católicos "es buena para los estudiantes y es buena para el mundo", ya que el aporte de la educación católica es saludable para creyentes y no creyentes por igual. Casos como el de una escuela que sirve a un barrio pobre afroamericano cuyos habitantes no son católicos y que presenta grandes resultados en apoyar una población vulnerable hablan de una "actividad muy importante y gratificante" que debe ser promovida.
Sin embargo, el aspecto fundamental del éxito de las escuelas católicas en las nuevas condiciones (un porcentaje de alumnos no creyentes de un 18 a un 19 por ciento con casos de escuelas con un 70 a 80 por ciento de alumnos no creyentes) será el cuidado de la identidad católica según expuso el Director de programas. "Necesitamos mantener el enfoque en la razón por la cual abrimos las escuelas católicas en primer lugar", explicó el Dr. Guernsey. "Hay dos razones: por el bien particular del estudiante y por el bien común. La primera razón por la cual operamos la escuela es el bien primordial de ese estudiante: su salvación".
"Nosotros no abrimos escuelas porque las escuelas públicas sean malas o porque no existan otras buenas escuelas en el área, sino por su propósito evangelizador", agregó. Si bien el éxito académico sigue siendo importante, limitarse a preparar a los estudiantes en un nivel material e intelectual llevaría a un fracaso de su misión. Aunque la demografía de sus estudiantes varíe, las escuelas católicas deben permanecer arraigadas en la doctrina de la Iglesia Católica y en el encuentro personal con Jesucristo.
Con información de Cardinal Newman Society.


Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/86228#ixzz4ce28yvMZ
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario