lunes, 13 de febrero de 2017

Una historia que ¡no debería de ser increíble!: contratan a una mujer en el 9 mes de embarazo

Una historia que ¡no debería de ser increíble!: contratan a una mujer en el 9 mes de embarazo


"Pensaba que me rechazarían por estar embarazada, y me dieron la sorpresa: sabemos cómo trabaja…"
Michael Heilemann  GELSOMINO DEL GUERCIO  12 FEBRERO, 2017   GUARDAR EN MI LISTA DE LECTURA

Mientras se sienta en la mesa para firmar el contrato, apoya levemente una mano sobre la barriga: “Aún no me lo creo”. Martina Camuffo tiene 36 años y la semana que viene será mamá por segunda vez (tiene ya una niña de dos años). Está embarazada de nueve meses y lleva un vestido ligero que no esconde nada. Falta poquísimo, la niña debería nacer el 16 de febrero, y ella no está tumbada en el sofá, sino en los despachos de “The Creative Way” para firmar la carta de asunción (Corriere della Sera, 8 de febrero).


Parece una fábula de otros tiempos, la historia de esta joven italiana, contratada en el noveno mes de embarazo. Contratada y en seguida de baja por maternidad, porque el acuerdo es que empieza a trabajar dentro de cinco meses.

La decisión de la empresa

Samuele Schiavon, propietario de la pequeña empresa, y Stefano Serena habían visto trabajar a Martina hace ya tiempo. Entonces, ella se ocupaba de la parte comercial de la empresa vinícola “Marco Felluga”. Y ahora que Samuele ha decidido ampliar su equipo, pensó en ella y la contactó.

La empresa, con sede en Padua y Mestre , se ocupa desde 2010 de crear sitios y experiencias digitales de una forma creativa mixta entre diseño y desarrollo web, está en expansión, y Samuele buscaba una figura que se ocupara de la parte comercial.

“Casi no me lo creo”

La maternidad nunca supuso un problema, un obstáculo. La entrevista se hizo en diciembre, cuando Martina estaba ya embarazada de siete meses.

“En cuanto Samuele me llamó, le hablé en seguida sobre mi estado — dice Martina — le dije que estaba embarazada de siete meses y que daría a luz pronto. Su propuesta era muy interesante y yo estaba felicísima de que se pusieran en contacto conmigo, pero temía que la oportunidad se esfumara. Nos reunimos, intercambiamos ideas, y al final me dijo que su intención era ofrecerme un contrato. Casi no me lo creía”.

“A nosotros nos interesan tus cualidades”

“Nosotros lo pensamos, pero no en estos términos — dice Serena — a nosotros nos interesaba el objetivo, prescindiendo de la situación personal de Martina, la queríamos a ella por sus competencias y capacidades. Ha trabajado para una empresa importante en la parte comercial, la hemos vista manos a la obra, sabemos cómo se mueve. Le deseamos lo mejor en su vida personal, y la esperamos lo antes posible”.

Una mirada a largo plazo, la de los dos empresarios, difícil de encontrar hoy en el panorama empresarial. Casi imposible, por desgracia, al menos en Italia y en los países hispanos. En pocas horas, el caso de Martina se convirtió en grandes titulares en la prensa nacional.

“Encontrar a dos personas que apuestan igualmente por ti aunque seas madre pronto por segunda vez, por desgracia es una excepción”, añade la feliz Martina (Messaggero Veneto, 9 de febrero).

“Me han escrito un montón de mamás en las redes sociales – añade ella – desesperadas porque no tienen trabajo, o despedidas porque se han quedado embarazadas, o mujeres a las que no les han renovado el contrato. Me siento un poco como la Juana de Arco de la situación” (Il Fatto Quotidiano, 8 febrero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario