lunes, 20 de febrero de 2017

SANTO DEL DÍA: BEATOS FRANCISCA Y JACINTO

Posted: 19 Feb 2017 03:05 PM PST
Durante las apariciones, soportaron con espíritu inalterable y con admirable fortaleza las calumnias, las malas interpretaciones, las injurias, las persecuciones y hasta algunos días de prisión

En Aljustrel, pequeño pueblo situado a unos ochocientos metros de Fátima, Portugal, nacieron los pastorcitos que vieron a la Virgen María: Francisco y Jacinta, hijos de Manuel Pedro Marto y de Olimpia de Jesús Marto. También nació allí la mayor de los videntes, Lucía, de la que hablaremos más tarde.

-Francisco nació el día 11 de junio, de 1908.

-Jacinta nació el día 11 de marzo, de 1910. 

Desde muy temprana edad, Jacinta y Francisco aprendieron a cuidarse de las malas relaciones, y por tanto preferían la compañía de Lucía, prima de ellos, quien les hablaba de Jesucristo. Los tres pasaban el día juntos, cuidando de las ovejas, rezando y jugando.

Entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917, a Jacinta, Francisco y Lucía, les fue concedido el privilegio de ver a la Virgen María en el Cova de Iría. A partir de esta experiencia sobrenatural, los tres se vieron cada vez más inflamados por el amor de Dios y de las almas, que llegaron a tener una sola aspiración: rezar y sufrir de acuerdo con la petición de la Virgen María. Si fue extraordinaria la medida de la benevolencia divina para con ellos, extraordinario fue también la manera como ellos quisieron corresponder a la gracia divina.

Los niños no se limitaron únicamente a ser mensajeros del anuncio de la penitencia y de la oración, sino que dedicaron todas sus fuerzas para ser de sus vidas un anuncio, más con sus obras que con sus palabras. Durante las apariciones, soportaron con espíritu inalterable y con admirable fortaleza las calumnias, las malas interpretaciones, las injurias, las persecuciones y hasta algunos días de prisión.

Durante aquel momento tan angustioso en que fue amenazado de muerte por las autoridades de gobierno si no declaraban falsas las apariciones, Francisco se mantuvo firme por no traicionar a la Virgen, infundiendo este valor a su prima y a su hermana. 

Cuantas veces les amenazaban con la muerte ellos respondían: "Si nos matan no importa; vamos al cielo." Por su parte, cuando a Jacinta se la llevaban supuestamente para matarla, con espíritu de mártir, les indicó a sus compañeros, "No se preocupen, no les diré nada; prefiero morir antes que eso."


Oración para la canonización de los Beatos Jacinta y Francisco Marto


Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Os adoro profundamente con todos los poderes de mi alma
y os agradezco de todo corazón por las apariciones
de la Santísima Virgen en Fátima
a través de las cuales se manifestaron en el mundo
los tesoros del Inmaculado Corazón. 

Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús
y a través de la intercesión del Inmaculado Corazón, os imploramos,
si es para vuestra mayor gloria y el bien de las almas,
que eleven ante la Santa Iglesia a los beatos Jacinta y Francisco,
alcanzándonos por su intercesión la gracia que ahora os imploramos.
Amén

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.   
Nuestra Señora de Fátima... Ruega por nosotros
Beata Jacinta Marto... Ruega por nosotros
Beato Francisco Marto... Ruega por nosotros

Fuente: ACI

No hay comentarios:

Publicar un comentario