viernes, 17 de febrero de 2017

Papa Francisco recuerda cuando era niño, el día en que acabó la Segunda Guerra Mundial

Papa Francisco recuerda cuando era niño, el día en que acabó la Segunda Guerra Mundial


Homilía hoy en Casa Santa Marta
Steve  RADIO VATICANO  16 FEBRERO, 2017   GUARDAR EN MI LISTA DE LECTURA

La guerra empieza en el corazón del hombre, por esto todos somos responsables de custodiar la paz. Lo dio hoy Papa Francisco en la Misa matutina en Casa Santa Marta. El Pontífice puso el acento en el sufrimiento de tantos pueblos que se ven involucrados en las guerras por parte de los poderosos y de los traficantes de armas. También contó cómo vivió, cuando era niño, la noticia del final de la guerra [cuando terminó la Segunda Guerra Mundial Jorge Mario Bergoglio tenía 9 años, n.d.E.]


La paloma, el arco iris, la alianza. Papa Francisco se detuvo en estos tres puntos, tres imágenes presentes en la Primera Lectura, tomada del Libro del Génesis, donde se narra cómo Noé libera la paloma después del diluvio. Esta paloma, que vuelve con el ramo de olivo, es “el signo de lo que Dios quería después del diluvio: paz, que todos los hombres estuvieran en paz”.

“La paloma y el arco iris – explica el Papa – son frágiles”. “El arco iris – añade – es hermoso después de la tempestad, pero cuando viene una nube, desaparece”. También la paloma, dijo, es frágil. El Papa recuerda cuando hace dos años, en un Angelus, una gaviota mató las dos palomas que había liberado junto dos niños desde la ventana del Palacio Apostólico.

La gente muere por las guerras queridas por los poderosos y los traficantes de armas

“La alianza que Dios hace es fuerte – comentó – pero como nosotros la recibimos, como nosotros la aceptamos es con debilidad. Dios hace la paz con nosotros, pero no es fácil custodiar la paz”. “Es un trabajo de todos los días – añadió – porque dentro de nosotros aún está esa semilla, ese pecado original, el espíritu de Caín que por envidia, celos, avaricia y deseo de dominación, hace la guerra”.

Francisco observó así que, hablando de la alianza entre Dios y los hombres, se hace referencia a la “sangre”: “De vuestra sangre – se lee en la Primera Lectura – yo pediré cuentas; pediré cuentas a todo ser vivo y pediré cuentas de la vida del hombre al hombre, a cada uno de su hermano”. Nosotros, observó el Papa, “somos guardianes de los hermanos, y cuando hay derramamiento de sangre hay pecado, y Dios nos pedirá cuentas”.

“Hoy en el mundo hay derramamiento de sangre. Hoy en mundo está en guerra. Muchos hermanos y hermanas mueren, inocentes, porque los grandes, los poderosos, quieren un trozo más de tierra, quieren más poder o quieren más beneficios por el tráfico de armas. Y la Palabra del Señor es clara: ‘De vuestra sangre, o sea de vuestra vida, pediré cuentas; pediré cuentas a todo ser vivo y pediré cuentas de la vida del hombre al hombre, a cada uno de su hermano’. También a nosotros, parece que estamos en paz, Dios pedirá cuentas de la sangre de nuestros hermanos y hermanas que sufren la guerra”.

Custodiar la paz, la declaración de guerra empieza en cada uno de nosotros

“¿Cómo custodio yo la paloma?”, se pregunta el Papa Francisco, “¿Qué hago para que el arco iris sea siempre una guía? ¿Qué hago para que no se derrame más sangre en el mundo?”. Todos nosotros, reafirmó, “estamos implicados en esto”. La oración por la paz “no es una formalidad, el trabajo por la paz no es una formalidad”. Y añadió con amargura que “la guerra empieza en el corazón del hombre, empieza en casa, en las familias, entre los amigos, y después llega a todo el mundo”. ¿Qué hago yo, añadió, “cuando veo que viene a mi corazón algo que quiere destruir la paz?”

“La guerra empieza aquí y acaba allí. Las noticias las vemos en los diarios o en la TV… Hoy tanta gente muere y esa semilla de guerra que hace la envidia, los celos, la avaricia en mi corazón, es lo mismo – crecida, hecha árbol – de la bomba que cae en un hospital, en una escuela y mata a los niños. Es lo mismo. La declaración de guerra comienza aquí, en cada uno de nosotros. Por esto la pregunta ‘¿Cómo custodio la paz en mi corazón, en mi intimidad, en mi familia?’. Custodiar la paz, no solo custodiar: hacerla con las manos, artesanalmente, todos los días. Y así lograremos hacerla en el mundo entero”.

El recuerdo del fin de la guerra en el recuerdo de cuando era niño

“La sangre de Cristo – añadió – es la que hace la paz, pero no la sangre que yo derramo de mi hermano” o “que derraman los traficantes de armas o los poderosos de la tierra en las grandes guerras”. Francisco confino una anécdota personal sobre la paz, de cuando era niño.

“Recuerdo, empezó a sonar la alarma de los Bomberos, después de los periódicos y de la ciudad… Esto se hacía para llamar la atención sobre un hecho o una tragedia. Y en seguida escuché a la vecina de casa que llamaba a mi mamá: ‘Señora Regina, ¡venga, venga, venga!’. Y mi mamá salió un poco asustada: ‘¿Qué pasó?’. Y esa mujer desde la otra parte del jardín le decía: ‘¡Acabó la guerra!’ y lloraba”.

Francisco recordó el abrazo de las dos mujeres, el llanto y la alegría porque la guerra terminó.- “Que el Señor – concluyó – nos de la gracia de poder decir: ‘Terminó la guerra’ y llorar. ‘Terminó la guerra en mi corazón, terminó la guerra en mi familia, terminó la guerra en mi barrio, terminó la guerra en mi lugar de trabajo, terminó la guerra en el mundo’. Así será más fuerte la paloma, el arco iris y la alianza”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario