miércoles, 22 de febrero de 2017

MIÉRCOLES 22 DE FEBRERO DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano


La Cátedra de San Pedro

Lo que dice
Mt 16, 13-19 - Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo
Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: "¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?". Ellos le respondieron: "Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas". "Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?". Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo". Y Jesús le dijo: "Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo. Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo".

Lo que me dice

Mi fe no me viene ni de la carne ni de la sangre (más allá de que quizá mi familia fue el lugar de mi primera catequesis). Es un don que viene de lo alto. No puedo decir que Jesús es el Mesías, no puedo profesar mi fe, sino es por un don-regalo del Espíritu Santo. Es ese Espíritu que hace posible mi acto de fe. 
Pedro, apenas pronuncia aquella histórica confesión en Cesarea de Filipo: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios Vivo…” inmediatamente recibe una misión, en su caso unida a ese juego de palabras que permite su nombre, al unir Pedro con Petrus, piedra. Con el don de la fe, recibo a la vez una misión, un lugar. 

La espiritualidad salesiana subraya junto al valor de “la amistad con Jesucristo” otro valor que es el de “la pertenencia eclesial”. Ser amigo de Jesús me lleva a cultivar el sentido de pertenencia a la comunidad del pueblo de Dios. No estaré llamado a ser LA piedra, pero sí una piedra más que forma parte de esa edificación. 

Lo que le digo
En este día Señor creo que me revelas algo nuevo.
Me muestras que , en el fondo y desde la fe, todos llevamos el nombre de Pedro.
Porque a todos nos invitas a formar parte de este templo vivo que es tu Iglesia. 
En ese templo tú eres la piedra angular.
Te doy gracias porque “para Vos yo cuento”, no te paso desapercibido. No te da lo mismo que esté o no esté.
Quiero ocupar con gozo mi lugar en tu iglesia, Señor.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario