miércoles, 15 de febrero de 2017

LLEGANDO AL LÍMITE


hastaelultimohHace poco fuimos a ver la última película de Mel Gibson, “Hasta el último hombre”. Gibson ya nos tiene acostumbrados a películas fuertes cargadas de imágenes crudas y con un contenido que da para mucho. Esta película, en ese sentido no puede desilusionar a sus seguidores.

desmondEn esta película retrata una parte de la vida de Desmond Doss –el primer retractor de conciencia norteamericano que recibió una medalla de honor en combate sin haber disparado un solo tiro (diría en realidad sin llevar un arma a combate)– Gibson logra mediante la combinación de la historia de amor y los problemas de llevar las creencias religiosas a la vida diaria darle a la película ese toque de realidad que nos pone dentro de la piel de Desmond. Y puestos en ese lugar comenzamos a sentir los golpes y derrotas en las que queremos decir ¡basta! ¡ya no sigo! pero al igual que Desmond encontramos fuerzas, aliento de alguien que nos ayuda a seguir otro poco más.
secuenciaSin embargo, todos llegamos en algún momento a nuestro límite y sentimos la soledad y el abandono de todos y todo ¿Que haremos en ese momento? ¿Te pasó alguna vez? Sin dudas la guerra y la muerte llevan a cualquiera a preguntarse sobre Dios y su existencia, muchos psicólogos hablan de la “panacea” y de tomarnos de lo único que nos queda. Desmond en su vida y con su ejemplo vuelve a demostrar algo que ya hicieron cientos de hombres en la historia de la humanidad -tomando como ejemplo a Moises o hasta el Teniente Coronel Seineldin- Dios no solo existe, Él jamás te abandona y te da fuerzas donde ya nos las tenés incluso para hacer cosas humanamente imposibles. Por eso, sin importar la vida, ni tu religión (o no religión) te invito a gritar desde tu corazón ¿Por qué me trajiste hasta acá? ¿Que deseas de mí? y cuando logres ver la señal con el mismo valor y gusto que Desmond vas a decir una y otra vez ¡Ayudame con uno más!
unomas
No te pierdas esta Excelente película, Mel Gibso vuelve a pasarse y hacer un clásico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario