miércoles, 8 de febrero de 2017

Las 8 curiosidades escondidas en el altar de la Basílica de San Pedro

Las 8 curiosidades escondidas en el altar de la Basílica de San Pedro


Abejas, soles, el rosario, una mujer embarazada...
Kezla  MARIA PAOLA DAUD  7 FEBRERO, 2017   GUARDAR EN MI LISTA DE LECTURA

1. No solo de Bernini

Gianlorenzo Bernini tenía sólo 25 años cuando el papa Urbano VIII le encargó la realización del altar de la Basílica de san Pedro. Era un excelentísimo escultor pero todavía no tan excelente arquitecto por eso muy inteligentemente prefirió llamar para su grupo de trabajo a Borromini su rival de toda la vida. También su padre Pietro, escultor en Roma, y su hermano Luigi colaboraron con el proyecto

2. El bronce del panteón


Para realizar el baldaquín usaron bronce proveniente de Venecia y se extrajeron, fundieron y reciclaron los bronces del Panteón de Agripa.

Tomar materiales “prestados” como mármol, metales, piedras preciosas, etc. de unas obras de arte para usarlos en otras era una práctica común en Roma. Esto no cayó muy bien a algunos romanos dónde nació el dicho: Quod non fecerunt barbari, fecerunt Barberini. Se trata de una expresión latina que, traducida literalmente, significa: “Aquello que no han hecho los bárbaros, lo han hecho los Barberini”. Más tarde se conoció al autor de esta pasquinata que arrepintiéndose por lo que dijo pidió perdón al papa y a la familia Barberini en su lecho de muerte.

3. Un baldaquino como un edificio

Aunque hayas estado varias veces debajo de esta extraordinaria obra jamás tendrás conciencia de su altura. A pesar de ser gigantesca, se pierde dentro de la magnífica basílica. El baldaquín que mide 28 m. de altura: un edificio de 10 pisos.


640px-basilica_di_san_pietro_rome_-_2648

4. Tantas abejas y soles

Quien llega y lo admira, enseguida se pregunta qué hacen tantas abejas y soles adornando la obra, que no sólo se encuentra en el baldaquín sino también están representadas en varias partes dentro de la basílica y fuera. Esto es porque es el símbolo de la familia Barberini, a la cual pertenece el papa Urbano VIII.


abeja-barberini

5. Las hojas que adornan las columnas

Se pueden ver en toda la ornamentación de las columnas, a parte los racimos que representan la eucaristía, las hojas de laurel. Puede ser una alegoría del reconocido talento poético de Urbano VIII en lengua latina, ya que con él se coronaba a los poetas clásicos.

colonna_tortile_san_pietro_bernini

6 La mujer embarazada

Debajo de cada columna de estilo salomónico del altar se encuentran ocho frisos de mármol con el escudo de abejas de la familia Barberini y las llaves y mitra del papado. Aparentemente si uno no presta atención parecerían iguales pero no lo son, cada una es diferente y representa (si uno da la vuelta en sentido horario desde la primera, véase el plano), el ciclo de una mujer embarazada, desde que concibe hasta que da a luz y en la última se ve el rostro del recién nacido.

Hasta ahora esta representación es un misterio que dio para muchas historias y leyendas. Algunos dicen que representa una sobrina del papa Urbano VIII que tuvo un embarazo muy difícil y para celebrar el nacimiento hizo hacer estos adornos. Los maliciosos piensan que son una serie de mensajes masónicos que parecen salir de un romance de Dan Brown, pero lo más factible es que siendo tan devoto Bernini, quiso de esa forma representar a la “Madre Iglesia”.

357
4mappa






7.  El rosario y las medallas

Pocos la conocen y al ser pequeño pasa desapercibido en la vista del visitador. En la representación fundida en el mismo bronce de las columnas podremos encontrar un rosario. A un lado un crucifijo y en otro lado se ven tres medallas, que podrían representar a san Pedro y san Pablo y una a la puerta del jubileo del año 1625. Dicen que es del mismísimo Bernini que al terminar la obra quiso dedicar de esa manera su trabajo a la Virgen.

rosario
rosario


Del otro lado, en la misma columna (suroeste) donde se encuentra el rosario, se puede notar otra medalla que parecería representar al papa Urbano VIII.

sw_n_3

8 La lagartija

Otra representación muy curiosa es una serie de lagartijas, que están llenas de significado religioso, ya que al cambiar la piel y hacer crecer una nueva cola, debería ser el símbolo de la Resurrección.

La primera lagartija (columna noroeste) está mirando al sol y parece simbolizar la contemplación de lo divino.
lucertola1

Una segunda lagartija en la columna noreste, posee un escorpión en la boca que en el Apocalipsis es la representación del mal.

ne_w_3
Otra lagartija se encuentra en la columna noroeste, cerca de una de las medallas.
nw_w_1

Si uno continúa observando se podrá encontrar hermosos ángeles, laureles, mosca, etc… y otros muchos objetos, que el genio de Gianlorenzo Bernini, por alguna razón, quiso dejar en memoria hasta nuestros días.

Fuente: Roma Leggendaria, Un paseo por la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario