martes, 14 de febrero de 2017

FEMINISTA ESPAÑOLA EXPLICA 6 MOTIVOS PARA RECHAZAR VIENTRES DE ALQUILER

Publicado: 13 de Feb 2017 15:01 PST
España se plantea el debate de la legalización de los vientres de alquiler. Una práctica que hasta ahora es ilegal en este y otros países del mundo

A pesar de que todos los partidos políticos españoles se plantean en mayor o menor medida apoyar la maternidad subrogada -como también es conocida esta práctica- existen muchas y variadas voces que se alzan en contra, como la de Lidia Falcón, conocida feminista española que en el diario Público manifestó un artículo titulado “Carta pública a Errejón: Las mujeres no somos vientres de alquiler”.

Falcón tomó una entrevista que dio el hasta ahora número dos de Podemos, Íñigo Errejón, a la cadena SER, en donde se mostraba a favor de la maternidad subrogada y explicó los motivos por los que ella rechaza como feminista la posibilidad de legalizar esta práctica.

En la carta, la feminista subrayó que el político “no pronunció ni una sola vez la palabra mujer, como si el tema atañera de igual manera a los hombres o fuese un asunto al margen de la especie humana”.

Aunque la feminista considera que tener hijos es un derecho, cuando en realidad no es así, sí refiere algunas razones para criticar los vientres de alquiler como los 6 listados a continuación:

1. No se puede “disponer” del cuerpo de una mujer

Mientras que el político afirmaba que “el mundo tiene derecho a tener hijos”, Falcón respondió que “los derechos de unos no se pueden ejercer contra los derechos de los demás”.

“El derecho a la paternidad no significa que para ejercerlo se pueda disponer del cuerpo de una mujer, bombardeándolo con hormonas, insertándole un óvulo –propio o ajeno- fertilizado, y esperando que la gestación llegue a término para arrebatarle después el hijo, irreversiblemente. Y todo ello por dinero”.

2. Es un drama para las mujeres pobres

Falcón insistió en que “la libertad de uno acaba donde comienza la de los demás” y que los vientres de alquiler son “un drama que asedia a las mujeres pobres de varias áreas del mundo”.

Explicó también que este drama se da especialmente en aquellas áreas “gobernadas por políticos que se han puesto al servicio de las grandes compañías farmacéuticas, de las agencias que buscan muchachas en las zonas rurales de la India, Pakistán, Bangladesh, Ucrania, para contratar, por una aportación miserable que le entregan la familia, sus ovarios, su matriz, su resistencia física”.
De esta forma, terminan “despreciando su dignidad como ser humano, sus sentimientos y emociones, de los machitos que quieren ser padre a costa de arrancarle el hijo a la mujer que lo ha gestado y parido”.

3. Las mujeres no son conejillos de indias para hacer experimentos

En ese sentido la feminista destacó que las mujeres no son “vasijas, ni probetas ni conejillos de indias para hacer experimentos con nosotras ni tenemos nuestros vientres como fábrica de niños”. Ya que en el proceso de dar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario