lunes, 20 de febrero de 2017

7 tiempo ordinario-Porque es bueno-


dare-to-dream-geneva-switzerland-alex-teuscher

Brisa Andina

Caricias para el Alma

“Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persigan. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en los Cielos, que hace salir su sol sobre buenos y malos, y manda la lluvia a justos y pecadores” (Mt 5, 43-45)
dare-to-dream-geneva-switzerland-alex-teuscher
Fuera de la revelación judeocristiana los hombres han pensado que había que tener contentos a los dioses para que fueran favorables, para que enviaran la lluvia y no el rayo o la desgracia. El Dios de la Biblia, en cambio, no es un Dios vengativo; si castiga a quien se porta mal es para enseñar al hombre –a todos– a ser justo. Jesús nos reveló, además, que Dios es Padre, y a un padre no se le ha de temer.

Hay que obedecerle, porque lo que nos manda es para nuestro bien, y también prevé en su providencia el sufrimiento para que volvamos hacia Él y abandonemos la mala conducta.
Pero Dios nunca quiere el mal, y mucho menos lo envía. Él nos ha dicho de manera bella que hace llover sobre buenos y malos.
Mientras estamos en la tierra ninguno es perfecto; es más, sólo Dios es bueno.
Si Dios fuera justiciero ninguno escaparía de su castigo, no llovería para nadie. Pero Dios no es así; nos conoce perfectamente a cada uno y descubre nuestro lado bueno, a pesar de nuestras deficiencias.
Cuántas veces nosotros amamos a los que nos caen bien, a los que son buenos y, en cambio, rechazamos a los que no nos gusta su modo de actuar, nos causan mal o no pueden aportarnos nada. Dios nos ama no porque seamos buenos, sino porque Él es bueno; y a pesar de todo nos quiere, nos da la vida y todos los demás bienes. Gustad y ved qué bueno es el Señor, nos sugiere la Biblia, porque es eterna su misericordia.
Que yo no me crea mejor que los demás, que no juzgue a nadie porque sólo Tú conoces a fondo el corazón humano. Señor, ayúdame a no dividir a los hombres en buenos y malos. Que no piense mal ni hable mal de nadie. Te pido por los que me han causado algún daño, dándose cuenta o sin saberlo.
Jesús Martínez García

No hay comentarios:

Publicar un comentario