sábado, 28 de enero de 2017

SI DIOS ES JUSTO, ¿POR QUÉ NO TENEMOS TODOS LAS MISMAS POSIBILIDADES?



Posted: 27 Jan 2017 03:01 PM PST
Unos nacen ricos, otros pobres; unos nacen con salud, mientras otros llegan al mundo con enfermedades o deficiencias… Si Dios es justo y todo lo hace por amor a nosotros, ¿por qué no crea a todos con las mismas condiciones?


1. No partimos todos de las mismas condiciones. Dios ha creado a los seres en la diversidad de sus propias características.

El mundo fue creado por Dios. La fe lo profesa y la razón lo admite. Somos capaces de afirmar racionalmente que todo procede de un primer principio, “al que denominamos Dios”, como Tomás de Aquino se expresa en sus famosas cinco vías para demostrar la existencia de Dios (Suma Teológica, Iª Parte, cuestión 2, artículo 3).


Pero sólo la fe nos enseña que la creación se da en el tiempo, por una decisión libre, sabia y amorosa de Dios. Para la Revelación, acogida como Palabra de Dios en la fe, no importa tanto la manera como representemos el origen del universo. Importa, sobre todo, admitir como verdad fundamental que Dios creó todo personalmente, por un acto de inteligencia y de amor.

Pudo ser a partir de una explosión inicial de energía o de una especie de materia inerte. La manera como se desarrolló todo se expondrá como mejor convenga al nivel de nuestros conocimientos, según la visión que tengamos del cosmos. Son representaciones de la razón.

Por la fe, sabemos que Dios creó a los seres con diversas características, especialmente a los hombres y a las mujeres en su originalidad de criaturas espirituales, cada una con su propio perfil, en su unidad específica.

2. El principio de diversidad es sabiduría y amor de Dios, y no justicia.

La sabiduría se demuestra en la percepción armoniosa y sinfónica de la diversidad en todos los órdenes, captada en una unidad superior que reconoce a cada uno su propio valor como una contribución a la perfección del conjunto del universo y de la historia.

El amor reúne a todos en un mismo abrazo, que sostiene a cada uno como es y desea ser, superando al mismo tiempo la nivelación por lo bajo, que desconoce los valores, y la imposición de una excelencia que margina a los menos dotados.

No todos partimos de las mismas condiciones, igual que somos diferentes unos y otros, expresiones diversificadas de la sabiduría divina. Sin embargo, todos somos sostenidos y abrazados por un mismo y único amor, el Espíritu de Dios.

Esto no supone un menoscabo de la justicia, pues todo lo que somos y tenemos es don de Dios, dado a cada uno en su individualidad, para que pueda convertirse plenamente en  aquello que está llamado a ser y desempeñe la función que se espera de él en la sinfonía universal. Usando la expresión bíblica, puede decirse “todo fue hecho para gloria de Dios: según las iniciales latinas usadas frecuentemente, UIOGD: ut in omnibus glorificetur Deus (1ª Carta de Pedro, 4,11)

3. Caminamos por caminos diferentes. Creados a imagen de Dios, no nos quedamos parados en nuestro estado inicial.

Lo que caracteriza a la vida humana es que ella constituye el caminar real de cada uno de nosotros. Creados como seres humanos a imagen de Dios, no permanecemos en el estado en el que nacemos. Nuestra vida humana no se reduce al resultado de la evolución de un ser sometido a una diversidad de factores de tipo físico, biológico, psicológico, cultural, social, económico o político que lo determinan, en el tiempo y en el espacio. No se niegan las múltiples influencias que tienen sobre cada uno de nosotros el entorno físic

No hay comentarios:

Publicar un comentario