viernes, 27 de enero de 2017

Pintar como los niños, una nueva terapia anti estrés

Pintar como los niños, una nueva terapia anti estrés


¿Estás con ansiedad o triste? ¡Prueba a dibujar, como cuando eras pequeño!
Kezla  MARIA PAOLA DAUD  26 ENERO, 2017

Curioseando en la sección arte de una famosa librería me llamó la atención la cantidad de libros para colorear para adultos, como los de la autora escocesa Johanna Basford, como “El jardín secreto”, “El bosque encantado” y el “Océano perdido” y cada cuál más interesante.

Entonces me pregunté sobre esta nueva moda, una moda anti estrés con muchos beneficios, y que en realidad muchos terapeutas como Sigmund Freud, Carl Gustav Jung y Edith Kramer entre otros ya habían estudiado: la terapia a través del arte.


Para Freud, el que sus pacientes se expresaran por medio del arte era como un espejo del mundo interno y de sus procesos psíquicos, y los dibujos servían como material de interpretación para el analista. Para Jung, la producción de dibujos en sus pacientes eran muy útiles para acceder a los contenidos que estaban en el inconsciente y poder interpretarlos.

Según Gustav Jung, resulta muy saludable el colorear y dibujar; sobre todo, él consideraba el dibujo como una forma de libertad, que permite canalizar emociones y liberar estrés. Para Kramer, la expresión artística no es vista solo como medio para manifestar el inconsciente, sino como instrumento para el crecimiento y maduración personal. Con ella ya se puede hablar de arte-terapia en concreto, ya que el arte se propone como un medio para identificar y expresar las propias emociones.

26896537946_bf279c6e56_z

Pero ¿Cuáles son los beneficios del arte terapéutico?

Reduce el estrés y la ansiedad: utilizando nuestra creatividad para trabajar el dibujo y los colores estaríamos aliviando estrés y la ansiedad, haciéndonos sentir más tranquilos y serenos, ya que al menos durante un tiempo podemos despejar la mente y centrarnos sólo en la actividad que estamos haciendo. Apaciguamos los nervios, se regula la respiración, y los niveles de cortisol bajan, reduciendo el estrés.

Nos relaja y serena: mientras pintamos, las preocupaciones toman una adecuada perspectiva, las cosas se ven con más calma y entramos en un estado de paz interior en el que logramos conectar mejor con nosotros mismos y nos “desconectamos” de los problemas.

Ayuda a la concentración y memoria: al concentrarte en mantenerte dentro de las líneas de los dibujos, eligiendo colores o trazos que coincidan de una manera estéticamente bella, desarrollamos habilidades relacionadas con la organización y resolución de problemas, ya que las áreas del cerebro responsables de estas tareas son las mismas.

Desarrolla la coordinación motora: el cerebro funciona en la concentración, y las manos en los aspectos de control de los músculos, lo que contribuye a que podamos mantener habilidades importantes que se suelen perder con el paso de los años.

Ayuda a desarrollar la creatividad: de niños somos extremadamente creativos, pero vamos perdiendo parte de la espontaneidad con el tiempo, lo que limita nuestro pensamiento, dando espacio a nuestros miedos y preocupaciones sobre el qué pensarán los demás.

Nos alerta sobre nuestro estado anímico: el simple hecho de elegir un determinado tipo de colores puede expresar nuestro estado anímico. Una ilustración decorada a base de tonos oscuros, fríos y apagados puede ayudarnos a visualizar esas sensaciones internas y darnos una pista de que “algo ocurre”.

Como les dije al principio, en el mercado hay muchísimos instrumentos. Yo estoy probando esta nueva terapia y realmente me relaja. Este es mi librito, me vino en regalo con la compra de tres paquetes de galletas.

dsc_0242


Y aunque parezca muy sencillo, no lo fue tanto para Picasso, que dijo: “Pintar como los pintores del renacimiento, me llevó unos años, pintar como los niños me llevó toda la vida” 


No hay comentarios:

Publicar un comentario