lunes, 30 de enero de 2017

La donación de embriones, una salida dudosa a un problema aterrador

La donación de embriones, una salida dudosa a un problema aterrador
En 13 años se transfirieron 10.883 embriones congelados en EE.UU.
tpwalsh  OBSERVATORIO DE BIOÉTICA UCV  29 ENERO, 2017

Tener datos objetivos sobre la práctica de la donación de embriones es difícil. Ahora, un trabajo publicado en American Journal Obstetrics and Gynecology ofrece datos referentes a este tema correspondientes al periodo 2000 a 2013 en Estados Unidos.

Como es sabido, con el uso cada día mayor que se hace de la fecundación in vitro, aumenta el número de embriones sobrantes que se congelan. Qué hacer con estos embriones es problemático.

Esencialmente se ofrecen cuatro posibilidades: a) utilizarlos para investigaciones biomédicas; b) donarlos en adopción para padres infértiles; c) dejarlos congelados permanentemente o d) descongelarlos y dejarlos morir.


Desde un punto de vista ético ninguna de estas soluciones es claramente positiva, sin embargo una de las más aceptables es la donación para parejas infértiles.

No nos detendremos aquí en hacer una evaluación ética de esta práctica, que considerada desde el punto de vista de lo que podríamos denominar “ética laica” es ampliamente aceptada, pero desde un punto de vista moral y de acuerdo con el Magisterio de la Iglesia católica ofrece indudables dificultades (Ver AQUI).

Evaluaremos algunos datos concretos, especialmente referentes a Estados Unidos.

Con anterioridad a este artículo, el estudio más amplio publicado en 2012 (ver AQUI)  evalúa los datos publicados en Europa y Estados Unidos, obteniendo resultados dispares, pues el índice de nacidos vivos por embrión transferido oscila entre el 14 y el 33%. Cuando se evalúan los datos de Estados Unidos exclusivamente, este índice es del 33%.

En el estudio que comentamos se evalúan retrospectivamente los datos de Estados Unidos correspondientes a los años 2000 a 2.013. En ese periodo de tiempo se transfirieron 10.883 embriones congelados. El número de embriones transferidos ha aumentado progresivamente en esos años, ya que en el año 2.000 se transfirieron 332 y esa cifra fue de 1.374 en 2.013.

También aumentó el índice de embarazos, que pasó de 33.3% a 49.1% en este periodo de tiempo. El índice de nacidos vivos pasó de 26.5% a 40.8%.

En 2007, 170 (39.5%) de los 430 existentes realizaron, al menos, una donación; pero en 2013 hicieron este tipo de donaciones 201 clínicas, de las 467 existentes (43.0%).

La mayoría de los embriones congelados donados de 2007 a 2013 (6.773) fueron obtenidos de mujeres con una edad menor  de 35 años y las receptoras tenían una edad igual o mayor a 38 años.

Algunos de los ciclos de donación iniciados no se terminaron, siendo el índice de cancelaciones del 7.1 % (datos entre 2007 y 2013).

Una característica económica es que el coste de una donación de embriones congelados es aproximadamente un tercio de la de una ciclo autólogo y un cuarto de una donación de ovocitos, ya que los embriones se toman de los almacenados sobrantes de fecundación in vitro y a la mujer donante no hay que retribuirla.

Ver Estatuto Biológico del embrión humano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario