domingo, 29 de enero de 2017

¿HAS OÍDO HABLAR DEL “EFECTO MARIPOSA” DE LA ADORACIÓN EUCARÍSTICA?


Se nota en las casas, en las familias, en el barrio...

Cuando una persona adora a Jesús en la Eucaristía cambia esa persona y cambia su entorno, cuando se abre una capilla de adoración perpetua se transforma el barrio, lentamente: es lo que Isabel Puig llama el “efecto mariposa”.

¿Que quién es Isabel Puig? Es una madre de familia numerosa que colabora desde hace algo más de un año en la coordinación de los turnos de una capilla de adoración perpetua en Badalona (una ciudad cercana a Barcelona, en España) y ahora está participando en la apertura de otra capilla de adoración perpetua en Barcelona, concretamente en el Real Monasterio de Santa Isabel, donde Regnum Christi gestiona un centro escolar.


“El Señor actúa en el barrio, en las almas, en todo el entorno”, relata Isabel a Religión en Libertad, y recuerda que en Badalona “hemos visto que las personas encuentran paz, los adoradores encuentran mayor serenidad para afrontar su vida y las heridas del corazón se van curando al acudir a ver a Jesús…”.

“Si los adoradores están mejor todo el entorno lo va notando -asegura Isabel-. Se nota en las casas, en las familias, la gente tiene claras sus prioridades, esto tiene también un efecto inmediato en los amigos y podemos prestar una mayor ayuda a los que tenemos cerca”.

Este cambio se produce lentamente pero es constante porque en las personas la presencia del Señor hace maravillas. Isabel cuenta que “hemos visto cambios de vida muy radicales que se sustentanen esa hora de adoración”.

“Personas con dependencias, con problemas familiares graves que lo sobrellevan gracias a apoyarse en el Señor esa hora. También matrimonios en dificultad que vienen uno o los dos y gente que se cura, sobre todo de enfermedades del alma. Ves cómo evolucionan, cómo ganan en aceptación. Hay mucha alegría entre los adoradores, una alegría profunda”.

Isabel afirma que muchas personas no practicantes que acuden a la capilla de Badalona porque allí encuentran paz, silencio, un espacio acogedor y acaban siendo asiduos en la oración.

Algunos adoradores confiesan que no van a misa con regularidad pero se ponen delante del Señor. “Algo les dirá Él para que quieran volver cada semana, es un espacio de libertad total”.

Un ejemplo de este “efecto mariposa” podría encontrarse en Ciudad Juárez, donde la adoración hizo descender el índice de homicidios de 3.766 en el año 2010 a 265 en 2015, según Patricio Hileman, sacerdote dedicado a crear capillas de adoración por toda América Latina, quien asegura que “cuando una parroquia adora a Dios día y noche, la ciudad es transformada”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario