domingo, 31 de diciembre de 2017

Evangelio de hoy lunes 1 de enero Padre Carlos Yepes

Evangelio De Hoy 1 De Enero De 2018, Lectio Divina - Tele VID

Santo Rosario Misterios Gozosos, Lunes Y Sábado - Tele VID

MISAL DIARIO



LECTURAS DEL LUNES DE LA OCTAVA DE NAVIDAD 1 DE ENERO SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA MADRE DE DIOS (BLANCO)

María, por su parte, guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón.



RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SANTA MARÍA MADRE DE DIOS

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Is 9, 1. 5; Lc 1, 33

Hoy brillará una luz sobre nosotros, porque nos ha nacido el Señor y se le llamará Admirable, Dios, Príncipe de la paz, Padre del mundo futuro, y su Reino no tendrá fin.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA


Señor Dios, que por la fecunda virginidad de María diste al género humano el don de la salvación eterna, concédenos sentir la intercesión de aquella por quien recibimos al autor de la vida, Jesucristo, Señor nuestro, que vive y reina contigo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Invocarán mi nombre y yo los bendeciré.



Del libro de los Números: 6, 22-27


En aquel tiempo, el Señor habló a Moisés y le dijo: "Di a Aarón y a sus hijos: ‘De esta manera bendecirán a los israelitas: El Señor te bendiga y te proteja, haga resplandecer su rostro sobre ti y te conceda su favor. Que el Señor te mire con benevolencia y te conceda la paz’.

Así invocarán mi nombre sobre los israelitas y yo los bendeciré".


Palabra de Dios.


Te alabamos, Señor.


Del salmo 66



R/. Ten piedad de nosotros, Señor, y bendícenos.


Ten piedad de nosotros y bendícenos; vuelve, Señor, tus ojos a nosotros. Que conozca la tierra tu bondad y los pueblos tu obra salvadora. R/.


Las naciones con júbilo te canten, porque juzgas al mundo con justicia; con equidad tú juzgas a los pueblos y riges en la tierra a las naciones. R/.


Que te alaben, Señor, todos los pueblos, que los pueblos te aclamen todos juntos. Que nos bendiga Dios y que le rinda honor el mundo entero. R/.


Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer.



De la carta del apóstol san Pablo a los gálatas: 4, 4-7


Hermanos: Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estábamos bajo la ley, a fin de hacernos hijos suyos.


Puesto que ya son ustedes hijos, Dios envió a sus corazones el Espíritu de su Hijo, que clama "¡Abbá!”, es decir, ¡Padre! Así que ya no eres siervo, sino hijo; y siendo hijo, eres también heredero por voluntad de Dios.


Palabra de Dios.


Te alabamos, Señor.

Año Cristiano Franciscano



DÍA 1 DE ENERO

 

SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS. La Iglesia celebra con toda solemnidad el misterio de la maternidad divina de la Virgen el día 1 de enero, fecha en que también se conmemora lo que nos recuerda el evangelio de San Lucas: al cumplirse los ocho días del Nacimiento del Niño, lo circuncidaron y le pusieron por nombre Jesús. La fiesta de hoy está destinada a celebrar la parte que tuvo María en el misterio de la salvación y a exaltar la singular dignidad de que goza la madre de Jesús, Dios y hombre. «Francisco -dice San Buenaventura- amaba con indecible afecto a la Madre del Señor Jesús, por ser ella la que ha convertido en hermano nuestro al Señor de la majestad».- Oración: Dios y Señor nuestro, que por la maternidad virginal de María entregaste a los hombres los bienes de la salvación, concédenos experimentar la intercesión de aquella de quien hemos recibido a tu Hijo Jesucristo, el autor de la vida. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ. El papa Pablo VI quiso que, a partir de 1968, se consagrara este día, el primero del año, a la reflexión y a la oración por la paz, acompañándolas con un Mensaje dirigido ante todo a los jefes de Estado y a los representantes de las naciones. Juan Pablo II y Benedicto XVI han proseguido esta hermosa iniciativa, enviando cada año su mensaje.

SAN JOSÉ MARÍA TOMASI. Nació en Licata (Sicilia) el año 1649 de padres nobles y piadosos. Renunció a sus derechos nobiliarios y patrimoniales y profesó en los Teatinos el año 1666. Ordenado sacerdote, se consagró al esplendor del culto divino y al fomento de las ciencias sagradas, llegando a ser un especialista en liturgia. El papa Clemente XI le dio altos cargos en las Congregaciones romanas y lo creó cardenal. En su vida unió el amor a la ciencia con el amor a la piedad. Murió en Roma el 1 de enero de 1713.

SANTA ZDISLAVA DE LEMBERK. Nació de familia noble hacia el año 1220 en Krizanov (Moravia occidental). A los veinte años se casó con Havel de Jablonné, señor de Lemberk, hombre de confianza de Wenceslao I y colonizador de la Bohemia septentrional; tuvieron cuatro hijos que educaron cristianamente. Se asoció a la obra de la Orden de Predicadores -dominicos- y fundó para ellos dos conventos. Con el espíritu dominicano, además de ser un perfecto modelo de mujer y madre de familia, se dedicó con empeño a la evangelización en el ámbito familiar y social, especialmente en las actividades de caridad para con los pobres y los enfermos. Murió en Lemberk en 1252. La canonizó Juan Pablo II en 1995.



SAN SEGISMUNDO GORAZDOWSKI. Nació en Sanok (Polonia) en 1845. Entró en el seminario de Lvov; por su salud precaria, se le retrasó la ordenación sacerdotal. Desde el inicio de su ministerio unió su actividad pastoral con la caritativa: renovación de la vida cristiana, catequesis, publicación de artículos y libros, fundación de numerosas obras de beneficencia. Con el fin de gestionar la mayor parte de sus obras de beneficencia pidió colaboración a un grupo de terciarias franciscanas, y a partir de ahí, en 1884, fundó la congregación de las Religiosas de San José, que sigue la Regla de la Tercera Orden de San Francisco y que, en 1922, se agregó a los Capuchinos. Por sus obras mereció ser llamado "sacerdote de los desheredados", "padre de los pobres", "apóstol de la misericordia de Dios". Murió el 1 de enero de 1920, en Lvov (Ucrania). Lo canonizó Benedicto XVI en 2005.


Rezo de Laudes y Misa Coral, 31 de diciembre de 2017 La Sagrada Familia

Oración para despedir el año que termina y recibir el Año Nuevo

Oración para despedir el año que termina y recibir el Año Nuevo


REDACCIÓN CENTRAL, 30 Dic. 17 / 01:42 pm (ACI/EWTN Noticias).- Se acerca el fin del 2017 y el mundo entero se prepara para recibir el nuevo año con fiestas y fuegos artificiales, pero muchos olvidan de celebrarlo con Dios, dueño de la vida y el tiempo. Por ello te compartimos esta oración para rezarla junto con tu familia, comunidad o amigos antes de la medianoche del 31 de diciembre.

Se recomienda estar alrededor del nacimiento o pesebre. Juntos comienzan diciendo: “En el nombre del Padre…”

Luego se hace la siguiente oración:

Lector 1: “Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar este año queremos darte gracias por todo aquello que recibimos de ti.


Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser. Te ofrecemos cuanto hicimos en este año, el trabajo que pudimos realizar, las cosas que pasaron por nuestras manos y lo que con ellas pudimos construir.

Lector 2: Te presentamos a las personas que a lo largo de estos meses quisimos, las amistades nuevas y los antiguos que conocimos, los más cercanos a nosotros y los que estén más lejos, los que nos dieron su mano y aquellos a los que pudimos ayudar, con los que compartimos la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor, hoy queremos pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
La imagen puede contener: 1 persona, texto

DOMINGO 31 DE DICIEMBRE DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano

La Sagrada Familia
Lo que dice
Lc 2, 22-40 - A ti, una espada te traspasará el alma

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor. (De acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: "Todo primogénito varón será consagrado al Señor"), y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: "un par de tórtolas o dos pichones". Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre honrado y piadoso, que aguardaba el Consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo.
Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: “Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel”.
Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.
Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: “Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma”.
Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

Lo que me dice

¡HOGAR DE JESUS!



 ¡HOGAR DE JESUS!

En ti, sintió las primeras caricias  de amor

y los arrullos de una mano de Madre  virginal

En ti, Jesús, percibió la luz de una  estrella

que llamaba a su pueblo a la fe y a  la adoración,

al asombro y a la oración



¡DIOS  NACIA EN FAMILIA!

En ti, familia de Nazaret,

Jesús aprendió a mirar hacia el  cielo

a descubrir que, Dios, estaba  presente en todo

En ti, una Madre con el nombre de  María,

nos dio el amor de Dios en un  pesebre

En ti, José, miró con serenidad y  autoridad

los primeros pasos de Jesús

La imagen puede contener: 1 persona, texto


Día litúrgico: La Sagrada Familia (B)

Texto del Evangelio (Lc 2,22-40): Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor. 

Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel». Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción —¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!— a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones». 

Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad avanzada; después de casarse había vivido siete años con su marido, y permaneció viuda hasta los ochenta y cuatro años; no se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día en ayunos y oraciones. Como se presentase en aquella misma hora, alababa a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El Niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre Él.


«Llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor»

sábado, 30 de diciembre de 2017

Domingo de la La Sagrada Familia, 31 de diciembre de 2017 (de nazaret.tv)

Santa Misa del Domingo 31 de diciembre de 2017 (de nazaret.tv)

Evangelio de hoy domingo 31 de Diciembre Padre Carlos Yepes

Canto Gregoriano - Salmos

Evangelio De Hoy 31 De Diciembre De 2017, Lectio Divina - Tele VID

Santo Rosario, Misterios Gloriosos, Miércoles Y Domingo - Tele VID

MISAL DIARIO




LECTURAS DEL DOMINGO SÉPTIMO DÍA DE LA OCTAVA DE NAVIDAD FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA 31 DE DICIEMBRE (BLANCO)


El niño iba creciendo y fortaleciéndose, se llenaba de sabiduría y la gracia de Dios estaba con Él.



RESPUESTAS DE FE S.D.A.

LA SAGRADA FAMILIA

SAN SILVESTRE PAPA

ANTÍFONA DE ENTRADA Lc 2, 16

Llegaron los pastores a toda prisa y encontraron a María y a José, y al niño recostado en un pesebre.

Se dice Gloria.


ORACIÓN COLECTA

Señor Dios, que te dignaste dejarnos el más perfecto ejemplo en la Sagrada Familia de tu Hijo, concédenos benignamente que, imitando sus virtudes domésticas y los lazos de caridad que la unió, podamos gozar de la eterna recompensa en la alegría de tu casa. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.


LITURGIA DE LA PALABRA

Tu heredero saldrá de tus entrañas.



Del libro del Génesis: 15, 1-6; 21, 1-3


En aquel tiempo, el Señor se le apareció a Abram y le dijo: "No temas, Abram. Yo soy tu protector y tu recompensa será muy grande". Abram le respondió: "Señor, Señor mío, ¿qué me vas a poder dar, puesto que voy a morir sin hijos? Ya que no me has dado descendientes, un criado de mi casa será mi heredero".

Pero el Señor le dijo: "Ése no será tu heredero, sino uno que saldrá de tus entrañas". Y haciéndolo salir de la casa, le dijo: "Mira el cielo y cuenta las estrellas, si puedes". Luego añadió: "Así será tu descendencia". Abram creyó lo que el Señor le decía y, por esa fe, el Señor lo tuvo por justo.

Poco tiempo después, el Señor tuvo compasión de Sara, como lo había dicho, y le cumplió lo que le había prometido. Ella concibió y le dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios había predicho. Abraham le puso por nombre Isaac al hijo que le había nacido de Sara.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

Del salmo 104




R/. El Señor nunca olvida sus promesas.


Aclamen al Señor y denle gracias, relaten sus prodigios a los pueblos. Entonen en su honor himnos y cantos, celebren sus portentos. R/.


Del nombre del Señor enorgullézcanse y siéntase feliz el que lo busca. Recurran al Señor y a su poder y a su presencia acudan. R/.


Recuerden los prodigios que él ha hecho, sus portentos y oráculos, descendientes de Abraham, su servidor, estirpe de Jacob, su predilecto. R/.


Ni aunque transcurran mil generaciones, se olvidará el Señor de sus promesas, de la alianza pactada con Abraham, del juramento a Isaac, que un día le hiciera. R/.


La fe de Abraham, de Sara y de Isaac.



De la carta a los hebreos: 11, 8. 11-12. 17-19

Hermanos: Por su fe, Abraham, obediente al llamado de Dios, y sin saber a dónde iba, partió hacia la tierra que habría de recibir como herencia.

Por su fe, Sara, aun siendo estéril y a pesar de su avanzada edad, pudo concebir un hijo, porque creyó que Dios habría de ser fiel a la promesa; y así, de un solo hombre, ya anciano, nació una descendencia, numerosa como las estrellas del cielo e incontable como las arenas del mar.

Por su fe, Abraham, cuando Dios le puso una prueba, se dispuso a sacrificar a Isaac, su hijo único, garantía de la promesa, porque Dios le había dicho: De Isaac nacerá la descendencia que ha de llevar tu nombre. Abraham pensaba, en efecto, que Dios tiene poder hasta para resucitar a los muertos; por eso le fue devuelto Isaac, que se convirtió así en un símbolo profético.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

Año Cristiano Franciscano

DÍA 31 DE DICIEMBRE

 

SAN SILVESTRE I, papa del año 314 al año 335. Nació y se educó en Roma. Fue el primer Papa de una Iglesia que no estuvo amenazada por las persecuciones de los primeros siglos. El año 313 los emperadores Constantino y Licinio dieron la plena libertad de culto a los cristianos. Era papa entonces Melcíades que murió el año 314, y le sucedió Silvestre. Constantino le dio para su residencia el palacio de Letrán y construyó la primera basílica de San Pedro en la colina Vaticana. El papa Silvestre levantó templos para acoger en libertad el culto de los fieles a Dios, y tuvo que orientar la vida cristiana en la nueva situación de paz. No le faltaron dificultades disciplinares y teológicas. El cisma donatista y el error arriano ocasionaron graves tribulaciones a la Iglesia durante este tiempo. El año 325 el Concilio de Nicea aclamó a Cristo Hijo de Dios, contra Arrio. Murió el 31 de diciembre del año 355 y fue sepultado en el cementerio de Priscila en la vía Salaria de Roma.- Oración: Socorre, Señor, a tu pueblo, que se acoge a la intercesión del papa san Silvestre, para que, pasando esta vida bajo tu pastoreo, pueda alcanzar en la gloria la vida que no acaba. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.



SANTA CATALINA LABOURÉ. Nació en Fain-les-Moutiers (Borgoña, Francia) el año 1806. Sus padres tuvieron diez hijos y, al quedar huérfana de madre a los nueve años, tuvo que ayudar a su familia y no pudo frecuentar la escuela. A los 24 años ingresó en las Hijas de la Caridad en París. Durante el noviciado tuvo apariciones de san Vicente de Paúl, de Cristo Rey y, sobre todo, de la Inmaculada. La más famosa tuvo lugar el 27 de noviembre de 1830. La Virgen se le presentó vestida de blanco con manto azul, corona de estrellas, el mundo a sus pies, pisando la serpiente, y con los brazos y manos dirigidos al mundo, desde los que se vierten sobre éste rayos significativos de la gracia divina. La Virgen le pidió que se acuñara una medalla con esos rasgos, y es la llamada «Medalla Milagrosa». Catalina contó a su confesor sus experiencias místicas y, por lo demás, guardó silencio, vivió en humildad y murió en París el 31 de diciembre de 1876.



BEATA JOSEFINA NICOLI. Nació en Casatisma (Lombardía, Italia) el año 1863. Estudió magisterio en Pavía para dedicarse a la educación de los niños pobres. En 1883 ingresó en la Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, en Turín. La destinaron sucesivamente a Cágliari, Sássari y Turín. En todas partes se dedicó sobre todo a la educación de las niñas pobres. En Cágliari atendió a los apestados, socorrió a las familias pobres y dio educación a los muchachos abandonados. Organizó asociaciones e instituciones que ampliaran su apostolado y sus obras de beneficencia. Enfermó gravemente de tuberculosis y fue trasladada a Cerdeña, donde comenzó su calvario interior por una serie de malentendidos, falsos testimonios y calumnias; todo lo soportó con paz y paciencia, y no dudó en perdonar a su calumniador. Murió en Cágliari el 31 de diciembre de 1924. La caridad fue la norma de su vida, y en cada circunstancia hizo realidad su constante deseo de entregarse al Señor. Fue beatificada el año 2008.

* * *

San Barbaciano. Fue un sacerdote de Antioquía que se trasladó a Roma, donde llevó una vida tan ejemplar, que atrajo la atención de Gala Placidia, la cual construyó para él el monasterio de San Juan Evangelista en Ravena, en el que murió. Su vida transcurrió en el siglo V.

Santa Columba. Virgen que murió mártir en Sens (Borgoña, Francia) en el siglo IV.

Santas Donata, Paulina, Rogata, Dominanda, Serótina, Saturnina e Hilaria. Sufrieron el martirio en Roma en una fecha desconocida de la antigüedad cristiana, y fueron enterradas en el cementerio de los Jordanos, en la Vía Salaria Nueva.

San Juan Francisco Regis. Nació en Fontcouverte (Languedoc-Rosellón, Francia) el año 1597. Se educó con los jesuitas y en 1616 ingresó en el noviciado de la Compañía de Jesús en Toulouse. Se dedicó a la enseñanza en sus colegios y se ordenó de sacerdote en 1630. Comenzó su ministerio sagrado en Montpellier y su región, dedicado especialmente a las misiones rurales por montes y aldeas y al confesonario. Prosiguió su tarea evangelizadora en la diócesis de Viviers, y luego en la de Puy. Tuvo mucho éxito en su apostolado, ejercido siempre con incansable entrega y acompañado de la santidad de vida. Murió en La Louvesc, cerca de Puy-en-Valais, donde había ido a predicar, el año 1640.

San Mario de Lausanne. Nació el año 530 y fue elegido obispo de Avanches. El año 590, por motivos de eficacia y de seguridad, trasladó la sede episcopal a Lausana (Suiza), donde murió el año 594.

Santa Melania la Joven. Nació en Roma el año 383 en el seno de una familia ilustre; era nieta de santa Melania la Mayor. Contrajo matrimonio con Piniano, de la gens Valeria y tuvieron dos hijos que murieron pronto. Acordó con su marido llevar vida continente y ascética. Fundó en una villa suya de los alrededores de Roma una casa de retiro para vivir ella y su parentela al modo de una comunidad monástica. Luego estuvo peregrinando y se encontró con san Paulino de Nola y san Agustín. Finalmente llegó a Jerusalén, donde vivió como ermitaña en el Monte de los Olivos, y luego fundó dos monasterios, uno para hombres y otro para mujeres. Gastó su gran fortuna en obras de misericordia y de piedad. Murió el año 440.

San Zótico. Según la tradición era un sacerdote de Roma que el emperador Constantino llevó consigo a Constantinopla. Allí se dedicó a recoger y atender a los niños huérfanos, para los que levantó un orfanato, y allí murió hacia el año 350.

Beato Alano de Solminihac. Nació el año 1593 en el castillo de Belet, cerca de Périgueaux (Francia), hijo de los señores del lugar. Elegido abad del monasterio de Chancelade, de Canónigos Regulares de San Agustín, cursó estudios en Cahors y se ordenó de sacerdote en 1618. Amplió estudios en París. Promulgó para su monasterio unos nuevos estatutos de carácter reformista, instaurando una perfecta vida común, la solemnidad del culto y un intenso apostolado. En 1636 fue nombrado obispo de Cahors. Trató de seguir la línea marcada por el Concilio de Trento y por el ejemplo de san Carlos Borromeo. Para renovar las costumbres, practicó las visitas pastorales frecuentes. Murió en el castillo de Mercués, residencia de los obispos de Cahors, el año 1659.

SÁBADO 30 DE DICIEMBRE DE 2017 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Lc 2, 36-40 - No se apartaba del templo día y noche

En aquel tiempo, había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

Lo que me dice

Oración del sábado: ”No se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones”


Logo


Por Ignacio Blanco

Evangelio según san Lucas 2,22-40

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la Ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la Ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para hacer la ofrenda que manda la Ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones». Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el Niño Jesús sus padres para cumplir con Él lo previsto por la Ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo:

«Ahora, Señor, según tu promesa,
puedes dejar a tu siervo irse en paz.
Porque mis ojos han visto a tu Salvador,
a quien has presentado ante todos los pueblos:
Luz para alumbrar a las naciones
y gloria de tu pueblo Israel».

Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: «Mira, este niño está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma». Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la Ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

Santa Misa del sábado 30 de diciembre de 2017 (de nazaret.tv)

Rezo de Laudes y Misa Coral del Cabildo, 30 de diciembre de 2017, 8:30 hrs.

arpa celestial (30 minutos para estar a solas con Dios)

Oración del día para el sábado 30 de diciembre

Resultado de la imagen santa teresa del niño jesus




Santa Teresa del Niño Jesús
Oh maravillosa santa Teresa del Niño Jesús, que en tu breve vida terrenal, convertiste en un espejo de pureza angelical, de amor valiente y de total entrega a Dios Todopoderoso, ahora que estás disfrutando de la recompensa de tus virtudes, vuélvete tus ojos de misericordia sobre nosotros que confiamos en ti. Obtén para nosotros la gracia de mantener nuestros corazones y mentes puros y limpios como los tuyos, y de detestar con toda sinceridad cualquier cosa que pueda empañar ligeramente el brillo de una virtud tan sublime, una virtud que nos hace gratos ante el Esposo celestial. Ah, querido Santo, concédenos sentir en cada necesidad el poder de tu intercesión; danos consuelo en toda la amargura de esta vida y especialmente en su último fin, para que podamos ser dignos de compartir eternofelicidad contigo en el paraíso. Amén. 

V. Ruega por nosotros, Oh bendita Teresa, 

R. Para que podamos ser dignos de las promesas de Cristo. 

OREGAMOS 

Oh Señor, que ha dicho: "A menos que se vuelvan como niños pequeños, no entrarán en el reino de los cielos"; concédenos, te rogamos, que sigas los pasos de tu bendita Virgen Teresa con un corazón humilde y soltero, para que podamos alcanzar recompensas eternas: Quien vives y reinas el mundo sin fin. Amén.

Niño, que por darme vida



Himno: 

NIÑO, QUE POR DARME VIDA

Niño, que por darme vida 
te pusiste mi vestido, 
bien que te viene nacido, 
mas no es hecho a tu medida.

Aunque eres, si bien se apura, 
tan grande como tu Padre, 
hoy te da señora Madre 
un vestido de criatura.

Traerásle toda la vida, 
sin mudar otro vestido, 
mas andarás encogido, 
por ser hecho a mi medida.

No te vendrá nada holgado; 
que, aunque paño baladí, 
primero que dé de sí 
le tendrás todo rasgado.

Santo Evangelio 30 de diciembre 2017

La imagen puede contener: 1 persona, texto


Día litúrgico: 30 de Diciembre (Día sexto de la octava de Navidad)

Texto del Evangelio (Lc 2,36-40): Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad avanzada; después de casarse había vivido siete años con su marido, y permaneció viuda hasta los ochenta y cuatro años; no se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día en ayunos y oraciones. Como se presentase en aquella misma hora, alababa a Dios y hablaba del Niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén.

Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El Niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre Él.


«Alababa a Dios y hablaba del Niño a todos»

viernes, 29 de diciembre de 2017

Evangelio de hoy sábado 30 de Diciembre Padre Carlos Yepes

LA MISA EXPLICADA EN RESUMEN

Evangelio De Hoy 30 De Diciembre De 2017, Lectio Divina - Tele VID

Santo Rosario Misterios Gozosos, Lunes Y Sábado - Tele VID

MISAL DIARIO



LECTURAS DEL SÁBADO SEXTO DÍA DE LA OCTAVA DE NAVIDAD 30 DE DICIEMBRE (BLANCO)

Se acercó Ana, dando gracias a Dios y hablando del niño a todos los que aguardaban la liberación de Israel.



RESPUESTAS DE FE S.D.A.

SANTA JUDITH

ANTÍFONA DE ENTRADA Sab 18, 14-15


Cuando un profundo silencio envolvía todas las cosas y la noche estaba a la mitad de su camino, tu Palabra todopoderosa, Señor, bajó desde el trono real del cielo.


Se dice Gloria.


ORACIÓN COLECTA


Concédenos, Dios todopoderoso, que, viéndonos sujetos a la antigua esclavitud bajo el yugo del pecado, nos libere el nuevo nacimiento según la carne de tu Unigénito. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.


LITURGIA DE LA PALABRA


El que hace la voluntad de Dios tiene vida eterna.



De la primera carta del apóstol san Juan 2, 12-17:


Les escribo a ustedes, hijitos, porque han sido perdonados sus pecados en el nombre de Jesús. Les escribo a ustedes, padres, porque conocen al que existe desde el principio. Les escribo a ustedes, jóvenes, porque han vencido al demonio. Les he escrito a ustedes, hijitos, porque conocen al Padre. Les he escrito a ustedes, padres, porque conocen al que existe desde el principio. Les he escrito a ustedes, jóvenes, porque son fuertes y la palabra de Dios permanece en ustedes y han vencido al demonio. No amen al mundo ni lo que hay en él. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo: las pasiones desordenadas del hombre, las curiosidades malsanas y la arrogancia del dinero, no vienen del Padre, sino del mundo. El mundo pasa y sus pasiones desordenadas también. Pero el que hace la voluntad de Dios tiene vida eterna.


Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


Del salmo 95

Año Cristiano Franciscano

BEATOS MIGUEL DE GRAJAL y DIEGO DE GUADILLA


DÍA 30 DE DICIEMBRE

 

LA SAGRADA FAMILIA: JESÚS, MARÍA Y JOSÉ. Se celebra el Domingo que cae dentro de la octava de Navidad o, en su defecto, el 30 de diciembre. Fiesta en que celebramos el núcleo familiar en el que «Jesús crecía en sabiduría, edad y gracia ante Dios y antes los hombres». Su finalidad es promover y afianzar el desarrollo de la familia desde sus raíces humanas y cristianas con el ejemplo e intercesión de la Familia de Nazaret. «Nazaret -decía Pablo VI- es la escuela donde se comienza a entender la vida de Jesús: la escuela del Evangelio ... Una lección de silencioante todo ... Una lección de vida familiar. Que Nazaret nos enseñe lo que es la familia, su comunión de amor, su austera y sencilla belleza, su carácter sagrado e inviolable ... Una lección de trabajo. ¡Nazaret, oh casa del "Hijo del Carpintero"!». El Catecismo comenta: En nuestros días las familias creyentes tienen una importancia primordial en cuanto faros de una fe viva e irradiadora. Por eso el Vaticano II llama a la familia "Iglesia doméstica". En el seno de la familia, los padres han de ser para sus hijos los primeros anunciadores de la fe con su palabra y su ejemplo. El hogar es la primera escuela de vida cristiana y "escuela del más rico humanismo". Aquí se aprende la paciencia y el gozo del trabajo, el amor fraterno, el perdón generoso, incluso reiterado, y sobre todo el culto divino por medio de la oración y la ofrenda de su vida.- Oración:Dios, Padre nuestro, que has propuesto a la Sagrada Familia como maravilloso ejemplo a los ojos de tu pueblo, concédenos, te rogamos, que, imitando sus virtudes domésticas y su unión en el amor, lleguemos a gozar de los premios eternos en el hogar del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.



BEATA MARGARITA COLONNA. Nació hacia 1254 en Palestrina, provincia de Roma. Su padre era un Colonna y su madre una Orsini que conoció a san Francisco. Pronto quedó huérfana de padre y madre. Rehusó contraer el matrimonio que le proponían, porque había decidido consagrarse al Señor. En 1273 se retiró al vecino Castel San Pietro, se vistió de rudo sayal y se entregó a la penitencia y oración. Su vida de anacoreta no era bien vista por la familia. Estuvo algún tiempo en el monasterio de Santa Clara en Asís, pero una enfermedad le impidió continuar. Vuelta a casa y con la ayuda de su hermano menor, Santiago, que era cardenal, fundó un monasterio de clarisas en Castel San Pietro, en el que Margarita formó a sus compañeras. Además de entregarse a la contemplación, acompañada de fenómenos místicos, se dedicó al cuidado de pobres y enfermos de los alrededores, incluidos los leprosos. Desde mucho antes había ido repartiendo entre los pobres su cuantiosa fortuna y, cuando la agotó, pidió limosna de puerta en puerta. Murió en Palestrina el 30 de diciembre de 1280.

BEATOS MIGUEL DE GRAJAL y DIEGO DE GUADILLA

29 diciembre: Santo Tomás Becket (de www.nazaret.tv)

Santa Misa: viernes 29 de diciembre de 2017 (de nazaret.tv)

LUNES 29 DE ENERO DE 2018 - EVANGELIO DEL DÍA

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
Lo que dice
Marcos 5, 1-20 - ¡Sal de este hombre, espíritu impuro!

Llegaron a la otra orilla del mar, a la región de los gerasenos. Apenas Jesús desembarcó, le salió al encuentro desde el cementerio un hombre poseído por un espíritu impuro. Él habitaba en los sepulcros, y nadie podía sujetarlo, ni siquiera con cadenas. Muchas veces lo habían atado con grillos y cadenas, pero él había roto las cadenas y destrozado los grillos, y nadie podía dominarlo. Día y noche, vagaba entre los sepulcros y por la montaña, dando alaridos e hiriéndose con piedras.
Al ver de lejos a Jesús, vino corriendo a postrarse ante él, gritando con fuerza: «¿Qué quieres de mí, Jesús, Hijo de Dios, el Altísimo? ¡Te conjuro por Dios, no me atormentes!». Porque Jesús le había dicho: «¡Sal de este hombre, espíritu impuro!». Después le preguntó: «¿Cuál es tu nombre?». Él respondió: «Mi nombre es Legión, porque somos muchos». Y le rogaba con insistencia que no lo expulsara de aquella región.
Había allí una gran piara de cerdos que estaba paciendo en la montaña. Los espíritus impuros suplicaron a Jesús: «Envíanos a los cerdos, para que entremos en ellos». Él se lo permitió. Entonces los espíritus impuros salieron de aquel hombre, entraron en los cerdos, y desde lo alto del acantilado, toda la piara –unos dos mil animales– se precipitó al mar y se ahogó.
Los cuidadores huyeron y difundieron la noticia en la ciudad y en los poblados. La gente fue a ver qué había sucedido. Cuando llegaron a donde estaba Jesús, vieron sentado, vestido y en su sano juicio, al que había estado poseído por aquella Legión, y se llenaron de temor. Los testigos del hecho les contaron lo que había sucedido con el endemoniado y con los cerdos. Entonces empezaron a pedir a Jesús que se alejara de su territorio.
En el momento de embarcarse, el hombre que había estado endemoniado le pidió que lo dejara quedarse con él. Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: «Vete a tu casa con tu familia, y anúnciales todo lo que el Señor hizo contigo al compadecerse de ti». El hombre se fue y comenzó a proclamar por la región de la Decápolis lo que Jesús había hecho por él, y todos quedaban admirados.

Lo que me dice

SALMO 62, 2-9 - EL ALMA SEDIENTA DE DIOS



SALMO 62, 2-9 - EL ALMA SEDIENTA DE DIOS

¡Oh Dios!, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansia de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua.

¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida,
te alabarán mis labios.

Toda mi vida te bendeciré
y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré de manjares exquisitos,
y mis labios te alabarán jubilosos.

En el lecho me acuerdo de ti
y velando medito en ti,
porque fuiste mi auxilio,
y a la sombra de tus alas canto con júbilo;
mi alma está unida a ti,
y tu diestra me sostiene.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Santo Evangelio 29 de diciembre 2017

La imagen puede contener: 1 persona, texto


Día litúrgico: 29 de Diciembre (Día quinto de la octava de Navidad)

Texto del Evangelio (Lc 2,22-35): Cuando se cumplieron los días de la purificación según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor. 

Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y en él estaba el Espíritu Santo. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al Niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre Él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel».

Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de Él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción -¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones».


«Ahora, Señor, puedes (...) dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación»