lunes, 18 de junio de 2018

Jaculatoria


..
La imagen puede contener: una persona, texto


Día litúrgico: Lunes XI del tiempo ordinario


Texto del Evangelio (Mt 5,38-42): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: ‘Ojo por ojo y diente por diente’. Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra: al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto; y al que te obligue a andar una milla vete con él dos. A quien te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda».

domingo, 17 de junio de 2018

Evangelio de hoy lunes 18 de junio de 2018

Evangelio de Hoy Lunes 18 de Junio 2018 | Padre Carlos Yepes

Santo Rosario Misterios Gozosos, Lunes y Sábado - Tele VID

MISAL DIARIO PALABRA DE DIOS.

LECTURAS DEL LUNES XI DEL T, ORDINARIO 18 DE JUNIO (VERDE)


Si alguno te golpea en la mejilla derecha, preséntale también la izquierda.






ANTIFONA DE ENTRADA. Hech 12, 5

Mientras Pedro estaba en la cárcel, la comunidad no cesaba de orar a Dios por él. 

ORACIÓN COLECTA

Señor Dios, que en tu inescrutable providencia quieres asociar a tu Iglesia a la pasión de tu Hijo, concede a tus fieles que son perseguidos a causa de tu nombre, el espíritu de paciencia y caridad, para que sean hallados testigos fieles y veraces de tus promesas. Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Apedrearon a Nabot hasta que murió.

Rigoberta Menchú: «La OIT nos ha fallado con su lamentable actuación»


Rigoberta Menchú, durante la presentación del informe Detrás de la Pasión, en Madrid. Foto: @juanlafita

21 cosas que hacemos cuando nos realizamos la Señal de la Cruz

papa francisco haciendo senal de la cruz en santa misa

  Pildoras De Fe .

Hacernos la señal de la Cruz es un gesto simple pero a la vez una profunda expresión de fe para los Católicos y Cristianos Ortodoxos  


Hacernos la Señal de la Cruz es un gesto simple pero a la vez una profunda expresión de fe tanto de los Católicos como de los Cristianos Ortodoxos.

Como católicos, es algo que hacemos cuando entramos en una iglesia, luego de recibir la comunión, antes de comer y cada vez que oramos. Pero, ¿qué es realmente lo que hacemos cuando nos santiguamos? Aquí hay 21 cosas:

1.- Orar.
Comenzamos y finalizamos nuestras oraciones con el Signo de la Cruz, tal vez no comprendiendo que el signo de la cruz es en sí mismo una oración.

Si la oración es en esencia "la elevación de nuestra mente a Dios" como lo dice San Juan Damasceno, entonces el Signo de la Cruz califica perfectamente como tal.

"No es un gesto vacío, el signo de la cruz es una potente oración que conecta al Espíritu Santo como nuestro Divino Intercesor y generador de una exitosa vida cristiana" (Bert Ghezzi)

2.- Abrirnos a la gracia
Como un sacramental, el Signo de la Cruz nos prepara para recibir la bendición de Dios y nos dispone para cooperar con Su gracia, de acuerdo a Ghezzi.

Los caminos de Dios

Muchas veces nos aferramos a planes, ideas, deseos, personas, proyectos… Queremos que las cosas sean a nuestro modo y rogamos a Dios que nos ayude a llevar a cabo esos planes. O quizás no tenemos planes, ni ideas, ni deseos, ni personas a las que nos aferramos, tan sólo estamos acostumbrados a una forma de vida y nos quedamos allí, estancados, dando vueltas en círculos, perdidos, sin saber para dónde ir…
Hasta que un día Dios irrumpe en la escena con otro plan, con otra idea, con otro deseo, con otras personas y otros proyectos. Inesperados. Distintos a cualquier cosa que hubiéramos podido imaginar. Nos atrae con dulzura, y al mismo tiempo sentimos temor —o quizás pavor— a lo desconocido.
Los caminos de Dios no son los nuestros. Son los de Él. Y creo que los nuestros nunca coinciden con los de Dios. O quizás sólo coinciden cuando Dios ha puesto de antemano ese deseo en nuestro corazón, porque nosotros, por nuestra naturaleza, no deseamos lo mismo. Nuestra naturaleza se revela: aceptar sus caminos implica renunciar a los propios, y eso duele.
En un primer momento decimos que sí, accedemos, mordemos

EN LAS VISIONES DE MARIA VALTORTA



La imagen puede contener: texto

     (...) Dudas que María Magdalena vuelva al bien. Ningún signo en ella indica que ella dará ese paso. Inmundo e impúdico, consciente de su situación y su poder, se atrevió a desafiar a las personas y llegar a la puerta de la casa donde lloramos por su culpa. Ella respondió al reproche de Pierre con una sonrisa. Frente a mi mirada que la invita, se pone tensa orgullosamente. Es posible que haya querido, un poco de amor por Lázaro, otros por amor de mí, hablo con él directamente, al fin, por la supresión por mi poder, al mostrar mi fuerza Mesías Salvador. No. No hay que. Lo dije sobre otro pecador hace varios meses. Las almas deben hacerse por sí mismas. Yo, paso, arrojo la semilla. Secretamente, la semilla funciona. El alma debe ser respetada en su trabajo. Si la primera semilla no se arraiga, se siembra otra, y otra ... se da por vencida solo cuando hay una prueba definitiva de la inutilidad de la siembra. Y rezamos La oración es como el rocío sobre los terrones de la tierra: los mantiene flexibles y bien nutridos, para que la semilla germine. ¿No haces tanto, mujer, con tus vegetales?

MEDITAR CON LAS CARMENES


La imagen puede contener: texto
La tierra da fruto, sin prisa, sin ruido. Ella hace florecer la vida en la semilla que se le confió. El hombre, mientras siembra, sabe que puede confiar en la tierra y en la fuerza de la vida que Dios ha encerrado en la semilla. Y una vez que se lanza el grano en el surco, realmente escapa al granjero. A pesar de que todavía se puede modificar la tierra, no es que ese programa, segundo a segundo, la aparición de la hierba de trigo, el oído en la hierba, y el grano en la espiga.

Esto se hace sin el hombre, porque, en última instancia, es el trabajo de Dios. Esto no se hace al ritmo del hombre; se duerme y se levanta a diferentes horas del día, pero la lentitud de la vida se le escapa, e incluso si se para frente al trigo que crece, no verá nada crecer.

Lo mismo ocurre con el Reino de Dios, nos explica Jesús. El Reino de Dios, o más bien el Reino de Dios, es la garra de Dios en nuestros corazones como hombres y mujeres, es nuestra entrada en la vida de Dios, es nuestro diálogo de amistad con Dios. Y no hay duda de que debemos ver, sentir, medir el crecimiento de esta vida y esta amistad. Es Dios quien lo pone en acción, es Dios quien lo marca con su Espíritu Santo. A menudo, el Reino crece de forma oculta, en el desdibujamiento y la modestia; pero uno puede confiar en su fecundidad, que no se ve, y en la del Espíritu Santo.

EL EVANGELIO DEL DÍA


La imagen puede contener: texto

EL EVANGELIO DEL DÍA
"¿Qué vamos a comparar el reino de Dios? »(Mc 4, 26-34)
En ese momento, hablando a la multitud, Jesús dijo: "Es el reino de Dios como un hombre que arroja la semilla en la tierra: noche y día, ya sea que duerma o se levante, La semilla brota y crece, él no sabe cómo. Por sí misma, la tierra primero produce la hierba, luego la espiga, y finalmente el grano completo de trigo. Y tan pronto como el trigo está maduro, él pone la hoz allí, ya que el momento de la cosecha ha llegado. Él dijo nuevamente: "¿Qué vamos a comparar el reino de Dios? ¿Con qué parábola podemos representarlo? Es como un grano de mostaza: cuando se siembra en el suelo, es la más pequeña de todas las semillas. Pero cuando se ha sembrado, crece y excede todas las plantas vegetales; y extiende ramas largas, para que las aves del cielo puedan anidar en su sombra. Por muchas parábolas similares, Jesús les dijo la Palabra, siempre que pudieran escucharla. No les dijo nada sin una parábola, pero explicó todo a sus discípulos en particula

Dios actúa desde lo pequeño

Resultado de imagen de el sembrador

DIOS ACTÚA DESDE LO PEQUEÑO

Por José María Martín OSA

1.- Renace la vida y la salvación. Las lecturas de hoy nos hablan de reconstrucción, de renacimiento de aquello que está muerto, de crecimiento y de vida. Los exiliados en Babilonia, especialmente después de la destrucción de Jerusalén, perdieron toda esperanza y padecían mucho recordando junto a los canales de una ciudad extraña la solemnidad de las fiestas que en otro tiempo celebraban en el templo de Jerusalén. El profeta Ezequiel anuncia el restablecimiento de la dinastía de David. Yahvé mismo trasplantará un retoño y éste crecerá en el más alto monte de Israel, en Sión, hasta convertirse en un cedro frondoso en el que anidarán toda clase de aves. Se trata, pues, de una profecía mesiánica en la que se utiliza la imagen del "árbol cósmico", alusión a un señorío universal a cuyo amparo acudirán todos los pueblos. Esta imagen la encontramos de nuevo en la parábola evangélica del grano de mostaza.

2.- “Estamos en camino: corramos con el amor y la caridad” El hombre tiene su verdadera patria en el Señor y ahora en este mundo está desterrado. Todavía no vemos al que constituye nuestro hogar. No está claro si Pablo en la Segunda Carta a los Corintios se refiere a la parusía del Señor o si aquí afirma también un encuentro con el Señor en la muerte individual de los creyentes. No obstante, la mente de Pablo está también afirmar que el sentido de la muerte individual es un encuentro con el Señor. De todas formas, lo importante es en este mundo aceptar la responsabilidad cristiana y agradar al Señor, ante quien todos comparecerán para ser juzgados. La vida aquí en la tierra es un camino que nos conduce al encuentro con Dios. Conviene no distraernos ni equivocarnos de camino, como destaca San Agustín:

Santo Evangelio 17 de junio 2018

La imagen puede contener: una persona, texto



Día litúrgico: Domingo XI (B) del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mc 4,26-34): En aquel tiempo, Jesús decía a la gente: «El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo. La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga. Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega». 

Decía también: «¿Con qué compararemos el Reino de Dios o con qué parábola lo expondremos? Es como un grano de mostaza que, cuando se siembra en la tierra, es más pequeña que cualquier semilla que se siembra en la tierra; pero una vez sembrada, crece y se hace mayor que todas las hortalizas y echa ramas tan grandes que las aves del cielo anidan a su sombra». Y les anunciaba la Palabra con muchas parábolas como éstas, según podían entenderle; no les hablaba sin parábolas; pero a sus propios discípulos se lo explicaba todo en privado.


«El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra»

sábado, 16 de junio de 2018

Evangelio de hoy domingo 17 de junio de 2018

Santa Misa: Domingo 17 de junio de 2018 (de nazaret.tv)

Santo Rosario, Misterios Gloriosos, Miércoles Y Domingo - Tele VID

Evangelio de Hoy Domingo 17 de Junio 2018 | Padre Carlos Yepes

MISAL DIARIO PALABRA DE DIOS.

LECTURAS DEL DOMINGO XI DEL T. ORDINARIO 17 DE JUNIO (VERDE)


¿Con qué compararemos el Reino de Dios? ¿Con qué parábola lo podremos representar?






ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 26, 7. 9

Oye, Señor, mi voz y mis clamores. Ven en mi ayuda, no me rechaces, ni me abandones, Dios, salvador mío.

ORACIÓN COLECTA

Señor Dios, fortaleza de los que en ti esperan, acude bondadoso, a nuestro llamado y puesto que sin ti nada puede nuestra humana debilidad, danos siempre la ayuda de tu gracia, para que, en cumplimiento de tu voluntad, te agrademos siempre con nuestros deseos y acciones. Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Elevaré los árboles pequeños.

Del libro del profeta Ezequiel 17, 22-24


Esto dice el Señor Dios: "Yo tomaré un renuevo de la copa de un gran cedro, de su más alta rama cortaré un retoño. Lo plantaré en la cima de un monte excelso y sublime. Lo plantaré en la montaña más alta de Israel. Echará ramas, dará fruto y se convertirá en un cedro magnífico. En él anidarán toda clase de pájaros y descansarán al abrigo de sus ramas.

DANS LAS VISIONES DE MARIA Valtorta


La imagen puede contener: texto
      


       (...) Es por eso que sustituyo otro pedido por el que se le dio, cuando el juramento se puso en uso para frenar la mentira y la facilidad de perder la palabra dada. No digo como los antiguos: "No perjure usted mismo, pero sea fiel a sus juramentos", sino: "Nunca haga juramentos". "Ni el nombre del cielo es el trono de Dios, ni por la tierra, que es estrado de sus pies; ni por Jerusalén y su templo es la ciudad del gran rey y la casa del Señor nuestro Dios.


       No jures sobre las tumbas de los muertos o sobre sus almas. Las tumbas están llenas de los restos de lo que es inferior en el hombre y de lo que es común con los animales. Deja a las almas en sus casas. Que no sufran y se horroricen si son las almas de los justos que ya están en precognición de Dios. Y porque se trata de una precognición, es decir, un conocimiento parcial, porque hasta el momento de la redención no poseerán a Dios en la plenitud de su esplendor, no pueden sufrir para verte pecadores Y, si no son justos, no aumente su tormento recordándoles su pecado con el suyo. Deja a los santos muertos en paz y a los que no están en problemas. No quite nada del primero, no agregue nada a este último. ¿Por qué llamar a los muertos? Ellos no pueden hablar. Los santos porque la caridad los prohíbe: con demasiada frecuencia deberían negarte. Los condenados porque el infierno no abre sus puertas y los condenados abren sus bocas solo para maldecir, y porque cualquier voz es sofocada por el odio de Satanás y los satanes, porque los condenados son satanes.